lunes, 30 de noviembre de 2015

La América Nazi: "The Man in the High Casthe"

Hace un par de semanas, coincidiendo con el estreno de “MARVEL´s Jessica Jones” de Netflix, Amazon, otro de los canales de streaming que más está apostando por la producción propia y que el año pasado consiguió dar en el clavo con  “Transparent” (cuya segunda temporada está a punto de ver la luz) estrenaba “The Man in the High Castle” una de sus más firmes y ambiciosas apuestas de cara a la nueva temporada. La premisa es muy sencilla pero muy interesante a la vez: “¿Qué habría pasado si Alemania hubiese ganado la Segunda Guerra Mundial?”


La respuesta a esta pregunta que nos plantea esta serie, basada en un libro de 1962 de Philip K. Dick nos lleva a unos Estados Unidos divididos en tres zonas: el este perteneciente al imperio nazi, una zona en la que la simbología fascista invade hasta la mismísima Times Square y en la que el régimen está pendiente de la evolución del estado de salud cada vez más delicado de Hitler; el oeste ocupado por los japoneses recelosos de que los nazis  decidan a la menor ocasión atacarlos de nuevo con una bomba atómica; y una tercera parte considerada como zona neutral.

La promoción de este nuevo proyecto vino rodeada de una gran polémica ya que Amazon se gastó los cuartos en empapelar la propia Times Square y el metro de la ciudad de Nueva York de simbología fascista como si se tratase de la propia ciudad que retrata la serie. No tardaron en llegar las voces que se quejaban de tal promoción, incluyendo la del propio alcalde de Nueva York, Bill de Blasio que calificó de ofensiva e hiriente tal cantidad de águilas imperiales. Al final, esta pasada semana tal publicidad fue retirada. Eso sí, la campaña había cumplido su objetivo y todo el mundo, de una manera u otra, estaba hablando de “The Man in the High Castle”.

El primer capítulo nos muestra una especie de “Guerra Fría” similar a la que vemos en “The Americans” solo que cambiando a los americanos y los rusos por los japoneses y los alemanes. Vemos a Joe, interpretado por Luke Kleintank (visto en “Pretty Little Liars”) aceptar la misión de cruzar de la zona nazi a la neutral conduciendo un camión lleno de cafeteras donde obviamente lo que menos importa del contenido del camión son las propias cafeteras. Y vemos también a Julianna, interpretada por Alexa Davalos (“Furia de Titanes”, “Resistencia”, “La Niebla”) que a pesar de estar aún recuperándose de un accidente decide terminar la misión que su hermanastra ha dejado sin acabar. Ambos personajes nos hacen ver la dificultad de la represión para poder actuar tanto en el bando alemán como en el japonés.


Destaca de este primer episodio una cuidadísima ambientación y una fotografía en tonos grises que ayuda a hacernos ver lo difícil de la situación que se vive en ambos bandos. Hay dos escenas que realmente te dejan con  la boca abierta y que hacen que tengas la sensación de estar ante un producto de verdadera calidad. Una de ellas es la de las cenizas del hospital y la segunda es el cliffhanger del final del episodio. Prestad atención a ambas. Habrá que ver si el resto de capítulos que componen la temporada completa de 10 episodios se centrarán más en las historias concretas de Joe y Julianna o si por el contrario deciden ir un poco más allá y centrar más sus tramas en intentar establecer una comparación a gran escala de esa trama ficticia con la situación de la sociedad norteamericana actualmente.

Sea cual sea la deriva que tome la serie, estamos ante un proyecto con gran potencial y al que hay que seguir muy de cerca. Lo bueno es que, como es tónica habitual en Amazon, los diez capítulos ya están a disposición de los usuarios y en cualquier momento podemos confirmar si lo que tenemos ante nosotros es o no uno de los proyectos más interesantes del año.

viernes, 27 de noviembre de 2015

7 momentos musicalmente seriéfilos

Son muchas las series de la televisión que por una u otra razón tienen en la música un importante punto de apoyo a la hora de trabajar las tramas. Unas de ellas son series completamente musicales como “Glee”  mientras que otras simplemente utilizan alguna canción concreta para realzar la trama en algún momento determinado, como “American Horror Story”. Sea como sea, siempre hay momentos musicales televisivos que por una razón u otra se quedan grabados en nuestra memoria y de vez en cuando viene bien recordar. Y hoy, viernes, con el fin de semana por delante, me apetece recordar los míos y si así de paso os descubro alguna canción o alguna serie musical, pues mejor que mejor. Ahí van:

El más divertido: “Galavant”

Son pocos los que conocen la serie sobre las aventuras del caballero medieval venido a menos que acude al rescate de la que considera el amor de su vida con la ayuda de una princesa y su escudero. Pero hay que reconocerle el mérito de ser francamente divertida y es que detrás de las composiciones musicales se encuentra un grandísimo experto como Alan Menken, creador de las bandas sonoras de “La Sirenita”, “La Bella y la Bestia” y “Aladín” y ganador de dos Oscar.
El momentazo: La presentación del protagonista con una canción homónima y que resulta divertidísima y maravillosamente pegadiza.


El más dramático: “Nashville”

La serie de ABC sobre la industria del country que se encuentra ya en su cuarta temporada se mantiene viva no gracias a sus audiencias ni a la calidad de sus tramas sino más bien a sus grandes momentos musicales. La rivalidad entre las divas musicales Juliette y Rayna, además de grandes peleas de gatas, de vez en cuando deja algún tema musical realmente destacable.
El momentazo: Scarlett trata de vencer los demonios que lleva dentro causados por su infancia marcada por una madre alcohólica y con serios problemas mentales.



El más bizarro: “American Horror Story”

La saga antológica de Ryan Murphy, si bien no es una serie estrictamente musical, utiliza muy a menudo canciones de diferentes artistas para recalcar la intensidad de las tramas. Son ya clásicos el “The Name Game” o el “Dominique” de su segunda temporada “ASYLUM”, o la versión de “Gods and Monsters” de Lana del Rey que Jessica Lange hizo en la cuarta temporada.
El momentazo: La enorme Jessica Lange reinterpreta el “Life on Mars” del enorme David Bowie. ¿Qué puede salir mal en esta combinación?



El más clásico (perdón, vintage): “Fame”

La serie de NBC sobre un grupo de estudiantes que pasan por la Academia de Artes de Nueva York para aprender todo lo necesario para convertirse en grandes artistas, ganó importantes premios tanto de la industria televisiva como de la musical a lo largo de las seis temporadas que se mantuvo en antena. Varios singles de éxito e incluso una gira de su elenco por el Reino Unido atestiguan el éxito de uno de los mayores iconos musicales de los 80.
El momentazo: Erica Gimpel, una de las protagonistas, reinterpreta el clásico que Irene Cara interpretó dos años antes para la película en la que se basa la serie.


El más reciente: “Crazy ExGirlfriend”

La serie de la que ya os hablé hace unas semanas en el post de los mejores personajes de la temporada sigue manteniendo su acertado tono musical a lo largo de la temporada y a pesar de que sus audiencias no son precisamente para tirar cohetes acaba de conseguir que su cadena, la CW, amplíe su inicial temporada de 13 a 18 capítulos, demostrando así que sigue apostando por ella. ¿A alguien más le apetece un pretzel?
El momentazo: Aunque cada capítulo tiene al menos un par de números memorables, me quedo con este del primer capítulo en el que Rebecca nos cuenta la verdadera razón para mudarse a West Covina, California (a sólo 2 horas de la playa. Cuatro si hay tráfico).


El más adolescente: “GLEE”

Ryan Murphy otra vez. Cualquiera diría que tiene talento. En este caso con una de las series juveniles más importantes de lo que llevamos de siglo  y que se encargó de transmitir a su generación el importante mensaje de que la música tiene un hueco para todo el mundo sin importar la raza, la religión o la sexualidad. Al igual que había pasado 30 años antes con “Fame” las canciones de esta serie se convirtieron en superventas en todo el mundo. Por cierto, QUINN FOREVER!
El momentazo: aquella reconciliación a ritmo de “We are Young” no solo exaltó el valor de la amistad sino que nos descubrió una gran canción que aún no había empezado a sonar en casi ningún sitio.


El más motivador: “Empire”

Ya hablé de “Empire” hace un par de semanas para contar mis impresiones acerca de la segunda temporada, pero independientemente de los guiones, si hay algo por lo que destaca esta serie es por fundirse gran parte de su presupuesto en producción musical, la cual corre a cargo de Timbaland. Y eso se nota. Y ya no sólo por las canciones, sino también por la cantidad de artistas del mundo del Soul y el R&B que participan en sus capítulos.
El momentazo: Aunque la canción ya tenía un par de años, la participación especial que hizo Estelle para cantar “Conqueror” a dúo con Jussie Smollet en la primera temporada hace de este uno de mis momentos favoritos de la temporada además de un imprescindible en mi iPhone.



En el tintero se me quedan grandes momentos musicales de series como “Treme”, “Smash” o “Ally McBeal”. Quizás vuelva a recuperar el tema para un segundo post más adelante. Y vosotros ¿cuál es el vuestro?

miércoles, 25 de noviembre de 2015

La sangre en las manos de Annalise


El pasado jueves se emitió en ABC la fall finale de “How to get away with murder”, es decir, el último capítulo que vamos a ver de la serie hasta su regreso el próximo 11 de febrero. Casi tres meses por delante para seguir especulando acerca de lo ocurrido hasta el momento, ya que si bien algunas de las dudas que teníamos pendientes han sido resueltas en este último capítulo, han aparecido nuevas incógnitas que van a hacer la espera realmente tensa.

La serie de Shonda Rhimes optó en esta segunda temporada por el mismo esquema que tan buen resultado le dio la pasada temporada de contar la historia en dos líneas argumentales distintas. En los primeros capítulos resolvíamos la duda de quién había matado a Rebecca además de ver como Annalise y su equipo aceptaban la defensa de dos hermanos multimillonarios acusados de haber asesinado a sus propios padres. No solo eso, sino que la segunda línea temporal nos mostraba a la protagonista yaciendo sobre un charco de sangre y debatiéndose entre la vida y la muerte después de sufrir un disparo. La intriga estaba asegurada.


(A partir de aquí, spoilers del 2x09)

Como decía, muchas de las dudas relativas a lo acontecido a lo largo de estos nueve episodios fueron resueltas. Por fin conocimos la verdad acerca de la muerte de Emily Sinclair, la fiscal rival de Annalise en el caso de los hermanos acusados de matar a sus padres y cuyo cadáver veíamos yacer en los flash forward en el jardín de la mansión donde se encontraba la agonizante Annalise. Y es que la fiscal también se encargaba del caso contra el padre de Asher y éste, en un arrebato de ira tras conocer el suicidio de su progenitor, decide cortar por lo sano y atropellarla. Así, sin más. Y para evitar ser descubierto decide junto con Bonnie y Annalise tirar su cadáver desde la azotea de la mansión para borrar los signos de atropello. Sangre a cascoporro.

Además, por fin conocimos la identidad de la persona que disparó a Annalise, que no fue otro que el propio Wes al conocer que Annalise estaba detrás  de lo ocurrido con Rebecca y es que recordemos que el pobre infeliz creía que su chica seguía viva y que en realidad había huido. No sólo eso sino que minutos antes, la propia Annalise pedía a sus alumnos que la disparasen en una pierna para así asegurar su coartada y su inocencia en lo que acababa de ocurrir con Emily Sinclair. Al final, no fue en una pierna donde Wes la disparó y su vida pende de un hilo. Más sangre aún.

Eso sí, no todo ha sido despejar dudas, ya que las últimas escenas del episodio dan pie a un vínculo oculto entre Annalise y Wes. Unos apuntan a que la ella fue quien se encargó del caso del niño tras quedarse huérfano, mientras que otros apuntan a que la propia Annalise es la madre de Wes. SÍ, sí, la madre de Wes. No sólo eso, sino que aunque parece que Catherine fue quien realmente asesinó a sus padres, la culpabilidad no queda demostrada dejándonos la resolución del caso también con la incógnita. Parece que fue ella, pero es que en esta serie ya sabemos que nada es lo que parece.


Independiente de lo realistas o verosímiles que sean las tramas, lo cierto es que “How to get away with murder” ha sabido mantener los mismos niveles de intriga, tensión y emoción que hicieron que nos enganchásemos en la primera temporada. No sólo eso sino que también han sabido dar forma a personajes como Frank (ay, Frank) o Bonnie que en la primera temporada eran un poco planos y que aquí se les ve más complejos y profundos. Eso sí, la auténtica reina de la función sigue siendo Viola Davis que con sus lágrimas moqueantes y sus carísimas pelucas nos tiene a todos ganados por mucho tiempo.

Y que la sangre no deje de brotar.

lunes, 23 de noviembre de 2015

La nueva vida de Jessica Jones


Sí,  después de muchos meses de expectación, el pasado jueves, Netflix puso a disposición de sus suscriptores los 13 capítulos que componen la primera temporada de “MARVEL´s Jessica Jones”, la nueva colaboración entre el canal de streaming y la factoría de superhéroes. Después del buen resultado obtenido por su anterior proyecto conjunto, “Daredevil”, y tras las iniciales buenas críticas que estaba obteniendo esta nueva serie, el hype no podía ser más alto y las ganas de ver si las expectativas se cumplían eran máximas.

¿Qué quién es Jessica Jones? Pues es una superheroína que tras renegar de sus poderes y de intentar iniciar una nueva vida como investigadora privada en Hell´s Kitchen (sí, el mismo barrio que Daredevil), descubre que la razón que la hizo dejar atrás su anterior vida vuelve para atormentarla. La serie tiene un tono oscuro y lúgubre más propio del Batman de Nolan que de Los Vengadores aunque la principal diferencia con todos ellos es el tener al frente a una mujer. Y no a una mujer cualquiera, sino a una mujer compleja, con problemas, con tendencia al alcoholismo y grandes trabas emocionales. Lo que tantas veces hemos visto en hombres como House, Don Draper o Walter White y que parece que por fin la televisión se atreve a mostrar en su versión femenina. Es decir, la superheroína antiheroína.

Para no desvelar muchos detalles de la trama, vamos a centrarnos en lo ocurrido en el primer capítulo en el que vemos como Jessica, que básicamente centra su vida en la resolución de casos de infidelidades recibe la tarea de investigar la desaparición de Hope, detrás de la cual no tarda en descubrir que está Kilgrave, el villano que Jessica ya creía enterrado en el pasado. A partir de ahí es donde empezarán a salir las tramas que compondrán la temporada. Este primer episodio no puede ser más prometedor ya que vemos desde un primer momento a un personaje principal fuerte y con el necesario carisma para sostener toda la serie sobre sus hombros y es que Krysten Ritter es un acierto de casting total. Además el argumento que plantea es lo suficientemente potente como para hacer que quieras saber más de cada uno de los personajes que van apareciendo (uno de ellos es Luka Cage, interpretado por Mike Colter, que será el protagonista de la próxima serie conjunta entre MARVEL y Netflix). Y por supuesto, ver más de ese villano que va a estar interpretado por David Tennant y al que sólo hemos visto susurrar al oído de la protagonista.


Podemos decir entonces que por el momento, la serie cumple con creces con las expectativas y no defrauda para nada. Tiene una trama bien construida, está bien interpretada, tiene una ambientación y una banda sonora de lo más hipnóticas y se aleja lo suficiente del tratamiento de producto “familiar” que suelen ser la tónica habitual de MARVEL como para hacernos ver que estamos ante un acercamiento al superhéroe totalmente nuevo a pesar de la saturación que tenemos tanto en la gran como en la pequeña pantalla.

Por delante tengo otros 12 capítulos que son los que se encargarán de confirmar el buen hacer de este primer episodio o de llevar la serie por otros derroteros innecesarios. Y es que eso es lo bueno de Netflix, que al estar todos los capítulos a disposición del espectador, el binge-watching está asegurado. Es más, puede que incluso cuando leáis esto yo ya haya resuelto la duda. Sólo me queda una cuestión sin resolver, ¿podrá Jessica Jones con Rachael Taylor, otra de las actrices del proyecto que aquí interpreta a la única amiga de Jessica y que tiene la maldición de cargarse todos los proyectos en los que participa como ya hizo con “los Ángeles de Charlie”, “666 Park Avenue” y “Crisis”?

viernes, 20 de noviembre de 2015

Las series actuales más violentas

La televisión, al igual que el cine, está apostando cada vez en mayor medida, por series que se sustentan en un fuerte contenido violento como reclamo para llegar al espectador. Y no se trata de violencia como sustitutivo de calidad, sino que han combinado buenas dosis de acción con otros ingredientes como los buenos guiones o las buenas interpretaciones con el objetivo final de obtener un producto digno e interesante. Tenemos buenos ejemplos en series ya terminadas como “Spartacus”, “Dexter” o “Sons of Anarchy”. Obviamente, detrás de todos estos proyectos casi siempre se encuentran cadenas privadas, ya que sabemos cómo son de mojigatos los americanos para estas cosas. Aprovechando el estreno de “Into the Badlands”, nuevo proyecto de la cadena AMC,  vamos a repasar esta y otras series violentas que nos encontramos en la variada parrilla televisiva estadounidense.

“INTO THE BADLANDS”


La nueva serie de AMC se adentra en un futuro distópico (sí, otro) en el que la sociedad está dividida en feudos gobernados por barones que controlan la sociedad y los recursos disponibles con la ayuda de ejércitos formados por los denominados clippers. De momento sólo se ha emitido un capítulo, pero ha sido suficiente para mostrarnos que las artes marciales van a jugar un papel fundamental en el desarrollo de las tramas. Aparte de las artes marciales, no parece que ofrezca algo nuevo que no hayamos visto ya, pero de todos modos la seguiremos de cerca.

 “GAME OF THRONES”


Es imposible hablar de violencia en series de televisión sin nombrarla. Aquí, la violencia forma junto con el sexo y la venganza un tridente épico y fundamental para el desarrollo de las tramas. ¿Acaso cuando pensamos en violencia no se nos viene a la mente la ya archiconocida Boda Roja? ¿O la lucha de Jon Snow contra los caminantes blancos en Casa Austera? Son sólo dos los ejemplos, pero hay infinidad de momentos cargados de un fuerte contenido violento y sexual. Y si hay algo que “GoT” nos ha enseñado es que aquí, nadie es imprescindible. Ni aunque seas el protagonista. Ay, que larga se hace la espera entre temporadas.

“VIKINGS”


Si hablamos de “Vikings”, la serie de History Channel coproducida entre Canadá e Irlanda,  inmediatamente se nos viene a la cabeza “el águila de sangre”, ¿verdad? Y es que a pesar de no ser tan explícita como “Juego de Tronos”, son muchas las ocasiones en las que nos muestran un buen puñado de ejecuciones y venganzas repletitas de sangre. Quizás es menos gore, pero eso no significa directamente que sea menos violenta, ¿no? A la espera estamos de la cuarta temporada.

“THE WALKING DEAD”


“The Walking Dead”, también de la cadena AMC es la serie zombi por excelencia. Y sí, los pocos humanos que quedan en esta sociedad post apocalíptica son incluso más violentos entre ellos que con los propios zombis de los que tiene que huir. ¿Curioso, no? Son muchos los fans que se quejan de que en esta serie salen pocos zombis o que se presta demasiada atención a cómo los personajes se enfrentan a su incierto futuro. Pero la verdad es que cuando se ponen bestias, lo hacen a lo grande. La sexta temporada, estrenada hace pocas semanas, ha empezado con buen pie.

“BANSHEE”


Para mí, la más violenta de todas. Sin lugar a duda. Y una de mis series favoritas de los últimos años. Y Banshee, Pensilvania, uno de los pueblos más malrrolleros que se han visto nunca en televisión. En él convive una comunidad Amish y una reserva de nativos americanos y hasta allí llega un ex convicto que asume la identidad del nuevo sheriff del pueblo con la intención de solucionar las cuentas pendientes que tiene con algunos de los habitantes. Las escenas de acción son sencillamente las mejores y las más realistas que se ven ahora mismo en televisión. Una pequeña joya que tiene previsto estrenar a principios del año que viene la que será su cuarta y última temporada.

Estas son sólo algunas de ellas, pero hay muchas más. ¿Cuál echáis de menos en la lista?

miércoles, 18 de noviembre de 2015

¿Por qué todo el mundo habla de "Quantico"?

Desde su estreno el pasado 28 de septiembre, “Quantico”, de la ABC se ha convertido en una de las series más comentadas de lo que llevamos de temporada. Algo así como la serie revelación de la que todo el mundo habla y que no puedes dejar de ver. Y con cada capítulo, el nivel de comentarios ha ido in crescendo hasta convertirse en todo un must see, es decir, una serie que tienes que ver sí o sí. ¿Por qué? Os voy a contar las razones por las que todo el mundo habla de “Quantico”, pero, para los pocos que aún no hayan oído hablar de ella, primero vamos a contar de qué va:

“Quantico sigue la historia de Alex Parrish en dos líneas temporales distintas. En la primera de ellas vemos su llegada a Quantico, el centro de entrenamiento para convertirse en futuro agente del FBI, acompañada del resto de reclutas. En la segunda, meses después, la propia Alex tendrá que demostrar su inocencia tras ser acusada de cometer el mayor atentado terrorista contra Estados Unidos desde el 11S”.


Una vez que ya todos tenemos claro lo que nos cuenta la serie, vamos a ver por qué no nos la podemos perder:

1.  Por su estructura narrativa. Y es que esta serie utiliza el mismo formato que el año pasado tan bien le funcionó a “How to get away with murder”. Hay dos líneas argumentales principales, a cual más interesante. El pasado, con la llegada a Quantico de los futuros agentes del FBI, donde además de sus particulares clases de entrenamiento, vemos como empiezan a establecer relaciones personales e íntimas entre ellos. Y el presente donde Alex tiene que echar mano de todo lo aprendido meses atrás para demostrar su inocencia.

2. Por su ritmo. Cada capítulo está repleto de giros de guión, saltos de una línea temporal a otra  y cambios en los personajes, lo que hace que tenga un ritmo trepidante y frenético. En algunos momentos te presentan un culpable para momentos después hacerte creer en su posible inocencia. O al contrario, presentar a un personaje como noble o inocente hasta que te hacen ver que cualquiera puede haber inculpado a Alex. Algo que mantiene al espectador pegado a la pantalla en todo momento.

3. Por su combinación de líos amorosos, acción y thriller. Escenas con trepidantes persecuciones intercaladas con escenas tórridas de alto voltaje, ¿o es al revés? A algunos espectadores les interesará ver cómo se desarrollan las relaciones sentimentales (o más bien sexuales) entre los protagonistas. A otros el ver huir a Alex mientras investiga quién puede odiarla tanto como para inculparla de semejante suceso. Hay para todos los gustos.

4. Por su deliberada ligereza. Sí, a todos nos gusta el ritmo pausado de “Fargo”, la estructura segmentada de “The Affair” o el realismo gore de “The Knick”, pero de vez en cuando viene bien ponerse delante del televisor para ver algo fresco, ligero, entretenido y adictivo. Muy, muy adictivo. Que al fin y al cabo el entretenimiento es una de las principales razones por las que vemos series, ¿no?

5. Porque todo el mundo es guapísimo. Seamos sinceros, si los protagonistas fuesen unos random del montón, la serie perdería gran parte de su gracia. Y es que aquí todos están buenísimos. Y además hay de todas las razas y colores como si estuviesen sacados de un catálogo de Benetton. Para muestra su protagonista, Priyanka Chopra, antigua Miss Mundo convertida a actriz, convertida a cantante, convertida a superestrella de Bollywood y muy pronto superestrella del mundo entero. La chica es lo que la industria americana lleva años buscando y no enuentra en Lady Gaga, Rihanna o cualquier otra cantante que actúa o actriz que canta. Es decir, una superestrella que sea considerada como tal en la interpretación, en la música y en la vida en general.


Todas estas razones hacen que “Quantico” merezca la pena. Aunque sólo sea echar un vistazo a su primer capítulo. Yo os aseguro casi con total seguridad que si veis el primero, os quedaréis a ver el resto. Además, francamente, es de lo poco que podemos salvar de los estrenos de este año. Y por si fuese poco, acaban de fichar a Marcia Cross. Sí, la mismísima Bree van de Kamp de “Mujeres Deseperadas” interpretará a la madre de uno de los personajes.

Que orgulloso me siento de haber hablado de “Quantico” sin haber mencionado a Shonda Rhimes. ¡UPS!

lunes, 16 de noviembre de 2015

Festival de series MOVISTAR+ 2015

Este pasado fin de semana se celebró en Madrid la séptima edición del Festival de Series, este año con el lema de “Cazadores de series”. Y me gustaría contaros lo que ha dado de sí. Bueno, no de su totalidad, porque la programación es tan expensa que es imposible asistir a todo lo que te gustaría. Por ello, tuve que seleccionar cuidadosamente mi particular programación (y creo que he acertado con las elecciones). Os lo cuento aquí y ahora.

Empecé mi planning el viernes con el estreno en pantalla grande con una de las comedias británicas más alabadas de los últimos años, “Catastrophe”. Para los que no la conozcáis, está creada y protagonizada por Sharon Horgan y Rob Delaney y cuenta como después de disfrutar de un fin de semana salvaje de sexo non-stop y de haberse dicho adiós, Sharon y Rob, que ya no son unos jovencitos precisamente, tienen que hacer frente a un embarazo no deseado. Las consecuencias para la vida de ambos serán desastrosas para ellos, pero muy divertidas para el espectador. No es que sea recomendable, es que es IMPRESCINDIBLE.


La jornada continuó con uno de los platos fuertes del festival. La presentación en pantalla grande del Piloto de “Fear The Walking Dead” y posterior coloquio con su protagonista, Kim Dickens. Vale, el capítulo lo habíamos visto hace meses ya, por lo que realmente interesaba era el encuentro con la actriz. Y no pudo ser más provechoso. Kim habló de lo orgullosa que se siente de interpretar un personaje femenino multidimensional y luchador, algo que parece escasear en la industria. Hizo una comparativa entre sus personajes en “Deadwood”, “Treme”, “House of Cards” y este que interpreta ahora y afirmó haberse sentido muy nerviosa por cómo el público iba a acoger este proyecto teniendo en cuenta lo popular que es su predecesora “The Walking Dead”.  También tuvo tiempo para contar que “Mad Men” es su serie favorita y que se sintió muy afortunada de conocer a Jon Hamm, su protagonista en una entrega de los Emmy.  Terminó con un “la verdad es que me encanta matar zombies”. Toda una declaración de intenciones.


El día siguiente, el sábado, fue el día de “Versailles” y de su protagonista George Bladgen. Asistimos al preestreno del Piloto, que desarrolla la vida en la corte de su protagonista, el rey  Luis XIV y su deseo de construir un palacio a la altura de su nombre y su grandeza. La verdad es que la serie me pareció interesantísima, no solo por lo que cuenta, que lo hace magníficamente, sino por toda la escenografía y vestuario que es maravilloso.


Pero antes de ver el capítulo de esta superproducción francesa (aunque con una vocación muy internacional) tuvimos a su protagonista George Bladgen en un encuentro con prensa y público. El actor, al que muchos recordamos por su papel de monje Athelstan en “Vikings”, habló de lo divertido que era rodar una serie de este tipo, con todo el vestuario y el atrezzo propio de la época y recalcó lo difícil que es caminar con los zapatos de tacón propios de aquel momento. Respondió a la polémica de por qué la serie, a pesar de ser francesa, estaba rodada en inglés diciendo que al propio Luis XIV le hubiese gustado que la rodasen en inglés para llegar a un público más amplio. Además,  a la pregunta de una asistente de por qué todos sus papeles son en series medievales o  “de época” respondió que él no era Brad Pitt y que no tenía la oportunidad de elegir. Añadió entre risas que a lo mejor es que su cara es muy “medieval”. BRAVO!


Para terminar, el domingo fue el día del BirraSeries, que para los que no lo conozcáis es un encuentro entre blogueros y periodistas de series de TV que aúna precisamente eso, birras y series. Este año la temática fue “la máquina del tiempo” y estuvo moderado por Alberto Rey (@albertoenserie), Isabel Vázquez (@kibelick)  y Mariló García (@yonomeaburro) entre otros. Fue una ocasión única para comentar aquellas series que en su momento no pudimos comentar por redes sociales. Series como “ExpedienteX”, “Urgencias” o “Battlestar Gallactica” coparon muchas de las conversaciones. Y por supuesto “Perdidos” que da igual cuál sea el tema seriéfilo a tratar, siempre sale en la conversación.

Aparte de estos actos a los que asistí, hubo muchos más como la presentación de la segunda temporada de “Qué fue de Jorge Sanz” o el concurso “El rey de las series” donde se elige al mayor friki seriéfilo del año. Todo un fin de semana dedicado al amor y al frikismo seriéfilo. ¿Qué más se puede pedir?

viernes, 13 de noviembre de 2015

Homeland: "Corre, Carrie, corre"

La quinta temporada de “Homeland” se estrenó hace ya unas semanas y creo que ha llegado el momento de analizar lo que hemos visto hasta ahora. Ya sabemos que esta serie se reinventa más que la carrera musical de Madonna, por lo que esta nueva tanda de episodios poco tiene que ver con lo vivido en las cuatro temporadas anteriores. Nos encontramos ahora ante una Carrie totalmente nueva. Ha dejado la CIA hace un par de años y ahora lleva una tranquila vida con su hija y su novio en Berlín trabajando para una empresa de seguridad privada alemana. No solo eso sino que sus problemas de salud mental parecen totalmente solucionados. Pero ya sabemos que esta aparente tranquilidad no puede durar mucho y los problemas no tardan en volver a su vida.


A partir de aquí, spoilers de lo emitido hasta ahora.

Todo se tuerce en las vidas de Carrie, Saul y Quinn cuando un grupo de hackers alemanes se hacen con gran cantidad de documentación que prueba el espionaje de Estados Unidos hacia las instituciones gubernamentales de otros países. Tras esta fuga de información, Saul y Quinn serán enviados a Berlín. El objetivo da Saul será encontrar un posible cabeza de turco a quien culpar de lo sucedido, y parece que lo encuentra en Allison, jefa de la CIA en dicho país. El de Quinn será un objetivo completamente diferente ya que tendrá que eliminar uno a uno a personas que ponen en peligro la seguridad de la organización en territorio alemán.

Paralelamente, Carrie viaja hasta el Líbano para encargarse de la seguridad de su jefe que quiere visitar un campo de refugiados. Pero su equipo es atacado y tras salir con vida del atentado decide investigar quién se encuentra detrás de dicho ataque. La sorpresa es máxima cuando descubre que, en realidad, el objetivo no era su jefe sino ella misma. No sólo eso sino que además, Quinn recibe el nombre de la siguiente persona de la que debe deshacerse que resulta ser ella misma.
Ya de vuelta en Alemania, y tras recluirse con su novio en una casa apartada para evitar ser localizada, Carrie decide dejar de tomar temporalmente su medicación, ya que esta le impide pensar con claridad y averiguar quién puede estar detrás de todo esto. Vemos entonces a una Carrie desequilibrada similar a la que vimos en temporadas anteriores y a un novio incapaz de lidiar con la situación. Tras el abandono de este, Quinn consigue dar con Mathison y al no ser capaz de ejecutar su misión (recordemos la tensión sexual no resuelta entre ellos) ambos deciden fingir la muerte de Carrie para evitar sospechas.

Mientras tanto en Berlín, a Saul no le están yendo las cosas como esperaba ya que no sólo su búsqueda de un culpable no está dando su resultado sino que además, la explosión en pleno vuelo del avión del General Youssef (firme candidato a la presidencia de Siria y afín a la CIA) le convierte a él en la principal individuo  a cargar con la culpa de todo lo sucedido. No va a pasar mucho tiempo hasta que Carrie y Saul tengan que verse las caras de nuevo y recordemos que tras el final de la cuarta temporada su relación no había terminado precisamente de una manera amistosa. Pero ¿quién quiere realmente acabar con Carrie?, ¿quién está detrás de la delicada situación actual de Saul? ¿Cómo acabarán Carrie y Quinn? Todo esto es lo que esperamos ver en el resto de capítulos de la temporada.


Pasando ya a dar mi opinión acerca de lo visto hasta ahora, he de decir que personalmente, tengo muchas razones para pensar que estamos ante una de las mejores temporadas de “Homeland”. La primera de ellas y más importante para mí es el hecho de convertir a Carrie en objetivo en lugar de tenerla al mando de la investigación como en temporadas anteriores. No sólo eso sino que los guinistas parecen haber encontrado el equilibrio perfecto entre la Carrie desequilibrada y la Carrie más centrada. Además, han acertado de pleno al incluir en la trama un tema de tan rabiosa actualidad como el espionaje de Estados Unidos. Una decisión muy valiente a mi parecer. Todo ello me está haciendo disfrutar de la serie como hacía años que no hacía. Ojalá logren mantener hasta el final de temporada el nivel de lo vivido hasta ahora.

miércoles, 11 de noviembre de 2015

La caída del imperio


A principios de este año la cadena FOX, que no había tenido mucha suerte con sus apuestas para el otoño anterior, estrenó “Empire”, una serie sobre la industria discográfica del mundo del hip hop. Consiguieron audiencias más propias de la década pasada y algo mucho más difícil de alcanzar: que cada capítulo tuviese más espectadores que el anterior. El fenómeno había nacido y ya todo el mundo hablada de sus canciones, su estética hortera y especialmente de una de sus protagonistas. El personaje de Cookie Lyon pasó a ser un icono popular y sus salidas de todo aplaudidas por millones de personas en todo el mundo.

Pero tras la entretenidísima primera temporada llegaba el momento de demostrar que el fenómeno seguía vivo y que había Cookie para rato. La tan temida segunda temporada que, al fin y al cabo, es la que se encarga de demostrar si estamos ante un producto que merece la pena seguir o ante un golpe de suerte. Este estreno se produjo hace ya unas semanas y voy a comentaros lo que me está pareciendo hasta el momento (aunque supongo que por el título del post ya os hacéis a la idea). Por cierto, algún spolier sobre lo que llevamos de temporada caerá.

El guilty pleasure es cada vez más guilty y menos pleasure. Bien es cierto que el personaje de Cookie sigue en la misma línea, pero el problema es que ya no resulta novedoso y sus salidas de tono cada vez lo son menos ya que resulta más predecible y menos espontánea que en la primera temporada. El resto de personajes se mantienen más o menos en lo mismo: Lucious, tras salir de la cárcel intenta tomar de nuevo las riendas de la discográfica; André sigue sin ser capaz de controlar sus inseguridades y sus problemas mentales; Hakeem no abandona su lucha por conseguir ser más famoso que su hermano Jamal y el propio Jamal está ahí más que nada para cumplir con la cuota gay que toda serie mainstream debe tener. Bueno, eso y que es el único de todo el reparto que canta decentemente. Pero el problema de todo eso es que ya lo habíamos visto en la primera temporada. Nada nuevo bajo el sol.


Mención aparte merece el guión, Y es que se nota que el fenómeno les ha pillado tan de sorpresa que no tenían preparadas las tramas para una segunda temporada que se ha estrenado tan solo seis meses después del fin de la primera. Es decir, casi cuatro meses antes de lo previsto. Y eso se nota. Vaya si se nota.  La coherencia narrativa brilla por su ausencia hasta límites que resultan ridículos. Personajes que son rivales al final de un capítulo pasan a ser colegas al inicio del siguiente (y volver a enemistarse 20 minutos después), presidentes de la compañía que cambian prácticamente a cada escena, compañías discográficas que se crean de un día para otro, artistas que filtran su propio disco en internet con el único objetivo de molestar a su padre… Y eso son solo algunos ejemplos que hacen que el espectador suelte un WTF tras otro. Bien es cierto que “Empire” nunca ha sido una serie calificada de obra maestra por la crítica, ni muchísimo menos. Pero por lo menos que resulte coherente y entretenida. Y a mí francamente, ni lo uno ni lo otro. Ya sabíamos que no estábamos ante la heredera de “Los Soprano”, pero es que mucho me temo que no estamos siquiera ni ante la heredera de “Revenge”.

De momento siguen contando con el favor del público, ya que a pesar de no conseguir alcanzar los más de 17 millones con los que cerraron la primera temporada, se mantiene en cifras rondando los 12 o 13 millones, que siguen  realmente altas. Y más teniendo en cuenta lo mal que le está yendo a FOX últimamente…  Pero, ¿Por cuánto tiempo?

lunes, 9 de noviembre de 2015

Aciertos y errores de Alicia Florrick


Sí, lo reconozco. El titular puede llevar a engaño ya que todos sabemos que Alicia es un ser maravilloso que no se equivoca nunca. Pero ya llevamos varios capítulos de la séptima (y parece que última) temporada de “The Good Wife” y creo que ya ha llegado el momento de analizar lo que más y lo que menos me ha gustado de lo que hemos visto hasta ahora. Supongo que sabiendo que voy a hablar de los capítulos emitidos hasta ahora, supondréis que va a haber algún que otro spoiler, pero por si acaso, mejor avisar. ¡Allá voy!

ACIERTOS

- La nueva Kalinda. Ok, Kalinda es insustituible, en eso no hay discusión posible. Pero sí que es agradable ver que Alicia parece tener una nueva compañera, una nueva cómplice y ojalá que una nueva amiga. Además, Cush Jumbo está en su salsa interpretando a Lucca Quinn, una abogada curtida en los bajos fondos y la parte menos glamurosa de la abogacía.

- El nuevo papel de Grace Florrick. Todos sabemos lo difícil que es que en una serie traten a un personaje adolescente de una manera coherente y sin que den ganas de darle un par de hostias (no olvidemos a Dana de “Homeland”). Pero en “The Good Wife” siempre han acertado con cómo han tratado a los hijos de Alicia y Peter. Por eso, el hecho de convertir a Grace en la nueva secretaria y asistente de su madre me parece un acierto total.

- El fichaje de Jeffrey Dean Morgan. Todos sabemos que Alicia necesita un nuevo investigador. Casi tanto como un polvo. Y el personaje de Jason Crouse apunta a que puede cumplir ambas funciones. Nada más que añadir.


ERRORES

- Margo Martindale. Sí, pensé que nunca diría esto de una grande como Margo, pero su personaje en “The Good Wife” no me está gustando nada. No sólo no está consiguiendo hacer de antagonista de Eli Gold sino que éste le está robando toda la merienda. Y es que el personaje de Eli es tan carismático que quizás no deje brillar a Margo como debería.

- Personajes desaparecidos. ¿Dónde está Finn Polmar? Vale que ya sabíamos que el actor Matthew Goode no iba a participar en la temporada, pero francamente, se le echa demasiado de menos. Y ¿dónde está Robyn? El hecho de que Cary Agos y Diane Lockhart estén buscando nuevos inventigadores hace que nos preguntemos dónde ha quedado Robyn. Era un personaje que funcionaba perfectamente y está totalmente missing.

- El bufete de Cary Agos y Diane Lockhart (cuyo nombre no recuerdo porque cambia cada tres semanas). Con Alicia intentando montárselo por su cuenta, el despacho de estos dos personajes ha quedado un poco descolgado de las tramas. Por mucho que se saquen de la manga la rivalidad entre Cary y Howard Lyman. Necesitan urgentemente traer de vuelta a Alicia, o por lo menos verse de nuevo las caras en el juzgado en un caso cuya trama englobe varios episodios.


Dicho esto tengo que aclarar que estos errores (siempre según mi subjetiva opinión) no hacen que deje de considerar “The Good Wife” como una de las mejores series que se emiten en televisión. Es inteligente y trata al espectador como tal, que es más de lo que podemos decir de muchos de los shows de la TV actual. Y Además de eso, es rematadamente entretenida. ¿Qué más se puede pedir?

(Algún día estaría bien hablar de cómo series como “Hot to get away with murder” y “The Good Wife” o podcast como “Serial” hablan de la falta de ética en la justicia norteamericana. Pero eso es un tema aparte).

viernes, 6 de noviembre de 2015

Los mejores nuevos personajes de la temporada

La temporada de series dio comienzo hace unas semanas y ya nos ha dejado algunos personajes que quizás no pasen al imaginario colectivo y a la posteridad pero sí que resultan lo suficientemente interesantes y atractivos como para hacer que nos enganchemos a la serie en la que aparecen. He elaborado un ranking con los 5 que despiertan más interés en mí. Son los siguientes:

5. Jane Doe de “Blindspot” (interpretada por Jaimie Alexander)


¿De qué va la serie? Una mujer aparece desnuda (y viva) dentro de una bolsa en pleno Times Square, con la particularidad de tener el cuerpo totalmente cubierto de tatuajes. Además, no tiene ni un solo recuerdo de su pasado. A partir de ahí comienza a colaborar con el FBI no solo para intentar descubrir la verdad sobre su identidad sino para averiguar el significado de cada uno de esos tatuajes.

¿Por qué es interesante el personaje? Porque es inevitable sentir curiosidad acerca del significado de dichos tatuajes. Y es que Jaimie Alexander acierta de pleno con el personaje ya que le otorga una combinación perfecta entre fragilidad y frialdad que no hace más que hacer aumentar nuestras ganas de descubrir quién es en realidad. Bueno, eso y también la tensión sexual no resuelta con el agente del FBI Kurt Weller (Sullivan Stapleton)

4. La Condesa de “American Horror Story: Hotel” (interpretada por Lady Gaga)


¿De qué va la serie? John Lowe (Wes Bentley) se traslada hasta el hotel Cortez para investigar las desapariciones y asesinatos que suceden a diario. Drogadictos, modelos, editoras de moda, huéspedes y los propios empleados del hotel parece que tienen mucho que ocultar.

¿Por qué es interesante el personaje? Porque la diva del pop encaja a la perfección con el personaje y no choca su escasa experiencia interpretativa ya que su personaje es más enigmático que expresivo. Además, es meritorio despertar la expectación que ha generado teniendo en cuenta el monstruo interpretativo al que sustituye, Jessica Lange. Habrá que ver si aguanta el tipo hasta el final de temporada.

3. Rebecca Bunch de “Crazy Ex Girlfriend” (interpretada por Rachel Bloom)


¿De qué va la serie? Rebecca decide dar un cambio radical a su vida después de encontrarse en la calle a su novio de la adolescencia. Deja su trabajo en Nueva York y se muda a West Covina, California con la esperanza de recuperarle. Esta comedia musical fue creada para estrenarse en Showtime, pero tras el rechazo de esta, acabó en The CW.

¿Por qué es interesante el personaje? Principalmente, porque es una desequilibrada divertidísima. Y siendo sinceros, en algún momento de nuestra vida, a todos nos ha apetecido dejarlo todo para irnos detrás del chico o chica de nuestros sueños. Además, las canciones que interpreta tanto ella como el resto de personajes son divertidísimas y altamente adictivas.

2. Brian Finch de “Limitless” (interpretado por Jake McDorman)


¿De qué va la serie? Brian descubre el NZT, una poderosa droga que permite hacer uno del 100% de sus capacidades intelectuales y cognitivas. A partir de ahí empieza a colaborar con la agente Rebecca Harris (Jennifer Carpenter) y su equipo del FBI para resolver casos complejos. Estamos ante la continuación en formato serie de la película de 2011 del mismo título protagonizada por Bradley Cooper (que aparecerá esporádicamente en la serie).

¿Por qué es interesante el personaje? Porque McDorman consigue darle al personaje personalidad propia a pesar de la alargada sombra de Bradley Cooper. Convence en los momentos en los que hace uso de las habilidades especiales que le otorga la droga. Y enternece en los que deja ver su personalidad caótica y sin rumbo fijo. Ay, McDorman, con lo capullo que era tu personaje en “Greek”…

1. Chanel Oberlin en “Scream Queens” (interpretada por Emma Roberts)


¿De qué va la serie? “El Diablo Rojo” mata a todo el que se le ponga por delante en una hermandad de una universidad norteamericana. Esa es la sinopsis. Simplemente. Y es que las series de Ryan Murphy tampoco es que tengan un argumento mucho más complejo. Y la verdad es que ésta tampoco lo necesita.

¿Por qué es interesante el personaje? Porque en algunos momentos la odias a muerte y en otros no puedes evitar querer ser ella. Su personalidad egoísta y egocéntrica y sus pataletas de niña caprichosa son maravillosamente divertidas. Además ha conseguido que todos dejemos de querer celebrar Halloween para celebrar el ya épico Chaneloween… Y sí que es cierto que Emma Roberts parece que hace siempre el mismo personaje pero es que, sinceramente, lo borda.

Estos son mis personajes favoritos de lo que llevamos de temporada. Habrá que ver lo que nos deparan las series que están aún pendientes de estreno. ¿Echáis algún personaje de menos?

miércoles, 4 de noviembre de 2015

Ash y el regreso del ejército de las tinieblas


Años antes de meterse de lleno en la trilogía de Spiderman protagonizada por Tobey Maguire, Sam Raimi creó “Evil Dead”, o como la conocimos aquí en España, “Posesión Infernal”. Se trataba de una película de terror de serie B con un presupuesto ínfimo, en la que un grupo de amigos encuentran, en una cabaña en el bosque,  un libro llamado Necronomicon cuyos textos invocan unos demonios de otra dimensión. La película, fiel reflejo del cine de terror de los años 80, pronto se convirtió en un film de culto gracias a su humor, su locura y su estética inverosímil pero divertida.  Por eso,  Raimi volvió a reunir a todo el equipo para continuar con dos películas más, regalándonos así uno de los personajes más icónicos del género, Ash, un antihéroe egoísta, zafio y con pocas luces.

Por eso, cuando Raimi, en 2013 tomó la decisión de remakear el film original, muchos fans se decepcionaron al comprobar que Ash no aparecía por ninguna parte. No solo eso, sino que además la cinta se había dejado por el camino el espíritu de humor negro e irónico que había hecho única y diferente a la saga original. Ahora, en 2015, los mismos productor, director y protagonista han decidido enmendar el error y vuelven con una serie con la misma temática para el canal Starz, el de “Outlander” o “Spartacus”.

El Piloto de “Ash vs Evil Dead” retoma la historia tres décadas después de donde la habíamos dejado. Ash sigue en la misma situación que 30 años antes: vive en una caravana, trabaja en una tienda de electrodomésticos y cada noche se las ingenia para ligarse una chica distinta. Pero todo cambia cuando en una de sus juergas habituales y bajo los efectos de la marihuana recita los versos del Necronomicon que traen de vuelta al ejército de las tinieblas. A partir de ahí empieza la acción: decapitaciones, cabezas que explotan, muñecas que hablan y sobre todo un montón de zombies que van a hacer que Ash, que ya no está en su mejor forma física, tenga que empuñar la motosierra de nuevo. Contará esta vez con la ayuda de dos de sus compañeros de trabajo, Pablo y Kelly. Además, la actriz Lucy Lawless, conocida por interpretar a Xena en la serie del mismo título va a tener una participación bastante importante en la serie.


El guión es quizás lo más flojo del episodio, pero siendo realistas,  eso es lo de menos ya que lo  que nos interesa es ver de nuevo a Ash en acción. Eso y las grandes cantidades de sangre y vísceras. Todo ello con el espíritu gamberro y el humor irónico de la trilogía original, lo que va a hacer que los fans disfruten ante un resultado tan fiel y digno sucesor de las películas. Esto no quiere decir que los que no hayan visto “Posesión Infernal” o sus secuelas no vayan a disfrutar ya que, aunque una de las escenas del capítulo se encarga de recordar de manera muy esquemática lo ocurrido previamente, hay que recordar que estamos ante una historia de demonios venidos del más allá, no un complejo drama sobre la lucha entre el bien y el mal.

Esta primera temporada va a contar con 10 capítulos y la cadena confía tanto en el producto, que, incluso antes del estreno de esta primera, ya la había renovado para una segunda temporada, también de 10 episodios que verá la luz a lo largo del año que viene. De momento disfrutemos de estos primeros capítulos que prometen  ser trepidantes, sangrientos y sobre todo muy muy divertidos.

Ash, lo estabas deseando.

lunes, 2 de noviembre de 2015

Retratos de la familia del siglo XXI


“Life in pieces” es una serie que estrenó su primera temporada hace unas semanas en la CBS y a la que instantáneamente etiquetamos como la nueva “Modern Family”. Bien es cierto que ser considerada como tal no puede ser más halagador teniendo en cuenta que los Dunphy, Pritchett y compañía acaban de regresar a la pantalla con su séptima temporada y con una salud que ya quisiesen muchas otras comedias después de tantos años. Pero, ¿es justo esa comparación para cada una de las dos series?, ¿no puede resultar contraproducente para “Life in Pieces” ser comparada con una serie tan respetada y valorada tanto por la crítica como por el público?Y al contrario ¿no puede ser injusto que una recién llegada (y con aún poco “rodaje”) sea etiquetada como la sucesora de una “Modern Family” a la que muchos se empeñan en pasar a un segundo plano?

Vayamos por partes. Para aquellos que aún no la conozcáis, “Life in Pieces” nos cuenta la historia de una familia con la particularidad de que cada capítulo está dividido en cuatro segmentos. Uno de ellos protagonizado por los patriarcas del clan John y Joan y los otros tres por cada uno de sus tres hijos y sus respectivas familias o parejas. Tenemos a Greg y Jen, padres primerizos bastante inexpertos, a Matt que acaba de volver a vivir a casa de sus padres y a Heather y su peculiar marido que se niegan a ver que sus hijos ya se van haciendo mayores poco a poco. Todo tan disfuncinal que hacen que la familia de “Pequeña Miss Sunshine” parezca la de “Médico de Familia”. En el reparto tenemos a Colin Hanks, Thomas Sadoski y a Dianne Wiest, ganadora de dos Oscar por “Hannah y sus hermanas” y “Balas sobre Broadway”, ambas de Woody Allen.



El Piloto es correcto, sin más. En algunos momentos se ve todo un poco forzado y ligeramante caricaturesco y artificial. Los gags son los que habíamos visto en el tráiler, ni uno más. Pero todos sabemos que una buena comedia necesita varios episodios para encontrar su sitio y es que donde realmente empieza a hacerse interesante la historia de esta familia es a partir del segundo capítulo. Los personajes resultan más carismáticos y a los actores se les nota más a gusto y menos forzados que en el primero. Todo más natural y más orgánico. Y además esta comedia cuenta con la gran ventaja de que si alguno de los gags resulta fallido o poco divertido, solo hay que esperar cuatro o cinco minutos para volver a darles otra oportunidad.

En el otro lado del ring, por así decirlo, tenemos a “Modern Family” que no necesita más presentación que decir que es una de las comedias más famosas de los últimos tiempos. Personajes como Gloria o Cam ya se han convertido en iconos de la TV actual. Y acaba de estrenar una temporada en la que, a pesar de que ya es obvio el desgaste sufrido después de siete años, mantiene el tipo de una manera envidiable. Y es que, incluso en los capítulos más “correctos”, la serie sigue resultando genuina, entretenida y sobre todo divertida. Que ese es su objetivo, ¿no? Y no podemos olvidar que de vez en cuando nos regala alguna joya como aquel “Connection Lost” de la sexta temporada que, particularmente, considero uno de mis capítulos favoritos de la serie. Además, parece que por fin están dando a sus personajes más jóvenes, especialmente Hayley y Alex, tramas más adultas, maduras e interesantes. De una manera muy tímida, eso sí.


Es decir, “Life in Pieces” tiene una muy buena materia prima y óptimas posibilidades de convertirse en uno de los estrenos en comedia más firmes de esta temporada mientras que “Modern Family” goza del  carisma, la veteranía y la comodidad que da la experiencia. Resumiendo, ¿por qué comparar? ¿y por qué elegir?