miércoles, 27 de enero de 2016

Fantasía juvenil: "The Shannara Chronicles" y "Shadowhunters"

Hace ya unas semanas el canal MTV estrenaba una de sus mayores apuestas de ficción de los últimos años bajo el título de “The Shannara Chronicles”. Una historia de lucha del bien contra el mal que combina elfos, trolls, enanos y demás seres mitológicos. Casi en la misma fecha, Freeform, el canal anteriormente conocido como ABC Family, arrancaba “Shadowhunters”, proyecto con el que quiere dar forma a la nueva línea estética del recién renombrado canal y que guarda amplias similitudes con el proyecto de MTV. La principal de ellas es tener un marcado acento juvenil pero con la intención de captar a un target mucho más amplio. Pero analicemos más en profundidad cada uno de estos interesantes proyectos.


“The Shannara Chronicles” está basada en la serie de libros homónoma escrita por Terry Brooks desarrollada para televisión por Alfred Gough y Miles Millar que ya se encontraban detrás de “Into the Badlands” y “Smallville”. Está centrada en la historia de la princesa Amberle (interpretada por Poppy Drayton), que tras conseguir ser una de Las Elegidas, algo que nunca había conseguido ninguna otra mujer elfo, decide huir al creerse culpable de la agonía del árbol protector milenario denominado como Ellcrys. La muerte de dicho árbol provocará el fin la protección que la magia ejerce sobre las Cuatro Tierras protegiéndolas de los demonios que han sido encerrados años atrás. El destino de Amberle pronto se cruzará con el de Will Ohmsford (Austin Butler, el primer amor de Carrie Bradshaw en “The Carrie Diaries”), un medio elfo al que su madre, en su lecho de muerte entregó tres piedras élficas con el objetivo de encontrar al druida Allaron (que interpreta Manu Bennett al que vimos en “Arrow” o “Spartacus”), que despierta de un largo letargo de 30 años. Y otro de los personajes fundamentales de esta historia es Eretria, interpretada por Ivana Baquero, la niña protagonista de “El Laberinto del Fauno”, que aquí encarna a una ladrona humana bajo la atenta supervisión del ratero de su padre.

Ciertamente, estamos ante un proyecto bastante potente. No sólo por plantear unos personajes juveniles realmente interesantes, sino porque todos ellos tienen un objetivo y un importante camino por delante, algo de lo que los personajes adolescentes suelen carecer en la mayoría de series que se emiten ahora en televisión. Y con objetivo me refiero a la búsqueda de un fin que no sea el amor adolescente, argumento principal de la mayoría de series de MTV. Porque aquí, por supuesto que vamos a tener romances juveniles, pero, francamente, los personajes tienen cosas más importantes que hacer. Salvar al mundo, por ejemplo. Otro de los aspectos que hacen destacable a “The Shannara Chronicles” es su factura técnica, a la altura de muchas de las producciones que vemos en cine habitualmente.  Y es que tanto los decorados, como los paisajes o los demonios gozan de gran verosimilitud lo que disipa los miedos que muchos teníamos al ver que un proyecto de tal envergadura acababa en manos de MTV. 


Estrenada casi al unísono que “The Shannara Chronicles”, “Shadowhunters” se basa en las novelas de Cassandra Clare del mismo título para contarnos la historia de Clary Fray (interpretada por Katherine McNamara), una joven que descubre el día de su decimoctavo cumpleaños que el mundo está plagado de vampiros, brujos, demonios y demás criaturas. Además, descubre que ella misma es un cazador de sombras, un ser mitológico mitad humano y mitad ángel que se encarga de matar demonios para mantener el orden y la justicia. Con la ayuda del atractivo Jace (novio en la vida real de Sarah Hyland, la Haley de “Modern Family”) irá entrenando sus habilidades para poder dominar completamente sus habilidades. 

Si os suena la historia seguramente sea porque fue llevada a la gran pantalla en 2013 con el personaje principal interpretado por Lily Collins obteniendo pobres recepciones por parte de crítica y público. Y aquí, lamentablemente, corre la misma suerte, al menos en el aspecto artístico (habrá que ver cómo funciona en términos de audiencia). Si “The Shannara Chronicles” se esmera en presentar unos personajes con un mínimo de interés y profundidad dramática, aquí son planos y unidimensionales. Si a eso añadimos que las interpretaciones son bastante básicas, el interés por lo que nos cuenta no aparece por ningún lado. Además el envoltorio, es decir, vestuario, escenarios y producción en general dejan bastante que desear. Algo que sólo se salva por unos efectos visuales que sin ser de primera categoría son bastante correctos para un proyecto de esta categoría y presupuesto. Se nota que McG, director, productor y guionista de esta adaptación (detrás también de las películas de “Los Ángeles de Charlie” y “Terminator Salvation”) no se ha esmerado en crear un producto que agrade más allá del público juvenil menos exigente.

Os dejo los trailer de ambas series para que podáis juzgar por vosotros mismos. 




miércoles, 20 de enero de 2016

"American Crime" y las heridas abiertas

En enero de 2015, hace ahora poco más de un año, se estrenó en Estados Unidos una serie llamada “American Crime” creada por John Ridley, guionista ganador del Oscar por “12 años de esclavitud”. Se trataba de una serie antológica, es decir, que cada temporada iba a tener un argumento completamente distinto al anterior, formato que puso de moda Ryan Murphy en “American Horror Story” y que también hemos podido ver con mayor o menor fortuna en “True Detective” o “Fargo”. La primera temporada contaba la historia de una joven pareja de Modesto, California, con una vida aparentemente normal y que son víctima de un ataque en su domicilio en el que él fallece y ella sufre graves daños tanto físicos como psicológicos y sexuales. Dicha agresión no es más que una excusa para desvelar el verdadero leit motiv de dicha primera temporada, el racismo. Y es que los atacados son blancos mientras que los sospechosos son negros o latinos. Algo que no solo mostró la cada vez más latente tensión racial estadounidense sino que además profundizó en el ya de por sí cuestionado sistema judicial norteamericano. Un sistema torpe y lleno de agujeros. 


Y hace ya un par de semanas llegó la tan esperada segunda temporada. Esta vez centrada en una escuela elitista privada que abandera la excelencia académica a través del deporte y en la que un joven es expulsado tras la difusión en redes sociales de unas fotografías suyas en un estado de embriaguez lamentable tras la fiesta del equipo de baloncesto. Una simple borrachera que en realidad esconde un caso de agresión sexual. Diferente historia pero misma herida abierta que en la primera temporada: mismo sistema judicial podrido por dentro y misma lucha de clases, añadiendo esta vez las deficiencias del sistema escolar americano. Un sistema más preocupado por mantener oculta dicha agresión para no dañar la imagen del instituto que por llegar a la verdad del asunto. Y si a eso añades el hecho de que las agresiones sexuales a varones están aún más estigmatizadas que las del sexo femenino, el conflicto adquiere una temática aún más dura y difícil que en su primera temporada.

Y es que “American Crime” no es una serie fácil de ver. No en el sentido de que sea lenta o aburrida. Todo lo contrario. Sino por el hecho de contarnos de una manera magistralmente cercana al documental la realidad de que tras una falsa fachada de progresismo y modernidad se esconden el racismo, el clasismo, el machismo y la homofobia que todos se empeñan en negar. Y eso es algo que, francamente, resulta complicado de digerir. Sin hacer spoiler, en el segundo episodio hay una escena con un primer plano de Taylor, el chico agredido sexualmente, mientras la doctora de la que sólo escuchamos su voz le explica en qué consiste el examen médico que le va a practicar, que es realmente devastadora. Y todo ello emitido valientemente en una cadena en abierto en Estados Unidos, la ABC. Algo que parecía nicho exclusivo de las cadenas de cable más exclusivas.


Si hay otro aspecto a destacar de “American Crime” además del crudo realismo, son sus interpretaciones. Felicity Huffman, que en la primera temporada interpretaba a la madre del joven asesinado y que en esta segunda encarna a la directora del instituto en el que transcurre la acción, está sensacional interpretando a dos personajes muy distintos pero con un común elemento antipático que resulta fascinantemente incómodo. Regina King, que también está maravillosa en “The Leftovers” , Timothy Hutton interpretando ahora al entrenador del equipo de baloncesto y Lily Taylor haciendo en esta segunda temporada de la madre del joven agredido son otros de los actores que repiten. Y si los actores veteranos elevan el resultado final,  también es muy destacable el grupo de intérpretes jóvenes que en ambas temporadas dan la talla de una manera poco usual en personajes adolescentes.

En la presente temporada de galardones y reconocimientos, “American Crime” está presente en casi todas las nominaciones de todos los grandes premios, incluido el EMMY a mejor actriz de reparto que consiguió Regina King hace unos meses. Y parece que el nivel en esta segunda temporada se mantiene, así que esperamos seguir viéndola presente en las entregas de premios venideras.  Algo que no sirve más que para darle el reconocimiento y la visibilidad que se merece. Y es que a pesar de que la ABC es consciente que tiene entre manos un producto que no es para todos los públicos, y por tanto sus audiencias no van a ser especialmente destacadas, necesita mantener ciertas cifras y cierto nivel de “ruido” para poder seguir manteniéndola con vida. Algo que rogamos encarecidamente ya que a veces, nos gusta sufrir.

jueves, 14 de enero de 2016

El adictivo virus de "Mr Robot"


Hoy en día, con la cantidad de series que se estrenan mensual o incluso semanalmente, es complicado que una en concreto se mantenga en boca de todo el mundo incluso cinco meses después de la emisión de su último capítulo. Y más cuando hablamos de un proyecto estrenado en verano, ese período al que normalmente se mandan los proyectos menos interesantes o aquellos que ya no gozan de una óptima salud. Pero “Mr Robot”, estrenada a finales del junio pasado ha conseguido mantenerse en la conversación o incluso conseguir que se hable más de ella en las últimas semanas que en el momento de su estreno. Aprovechando que hace solo unos días ha conseguido alzarse con el Globo de Oro a la mejor serie dramática (y, siendo sincero, aprovechando también que el parón navideño me ha servido para ponerme al día con ella) vamos a repasar la que podemos considerar una de las sorpresas de la temporada.

Para aquellos (pocos) que aún no conozcan su argumento, “Mr Robot” sigue a Elliot, un joven con problemas psiquiátricos que trabaja para una empresa de seguridad informática además de hacer sus pinitos como hacker para obtener la información que quiere sobre sus amigos (pocos) y compañeros. Tras un cyberataque a una de las multinacionales a las que su empresa debe proteger, es reclutado por el líder de un grupo de hackers con la intención de destruir a poderosos y corruptos empresarios. Y precisamente este, su argumento, es uno de sus puntos más fuertes. Un argumento de plena actualidad que aprovecha el auge del movimiento antisistema (Anonymous parece estar presente detrás de cada una de las decisiones argumentales que se toman) en un guión inteligente que presenta a los hackers como una especie de soñadores dotándoles de un aire justiciero, incluso idealista o poético. 


Todo en “Mr Robot” tiene un tratamiento frío y lúgubre. Empezando por la estética y la fotografía, más cercada al noir nórdico o brittish que a lo habitual en las series norteamericanas. Todo es muy gris, como si esas calles, esas casas y esas oficinas llevasen semanas sin ver la luz del sol. Incluso la personalidad de los personajes, no sólo de Elliot sino también de los secundarios, unos ambiciosos, otros atormentados pero todos con unas pretensiones que no terminan de estar claras en ningún momento. Y todos maravillosamente interpretados, desde la mejor amiga de Elliot, Angela, interpretada por Portia Doubleday, hasta Christian Slater que consigue con esta serie quitarse el sambenito de gafe que tantos años le lleva persiguiendo. Pero quien realmente destaca por su interpretación es Rami Malek, el Elliot protagonista. Y es que no solo lleva todo el peso de la serie de una manera sobresaliente sino que además sabe transmitir a la perfección la gran sensibilidad de un solitario joven con problemas psicológicos pero con gran sentido de la justicia. Lástima tener que competir en los Globos de Oro con un Jon Hamm despidiéndose a lo grande de su histórico Don Draper.

Otro de los aspectos más atractivos y a la vez más perturbadores es el hecho de mostrar de una manera bastante cruda y pesimista la visión del mundo actual dominado por los medios y por la doble vida de aquellos que muestran en redes sociales algo completamente distorsionado y distante de la realidad. Algo que no es difícil discernir para Elliot ya que un buen puñado de clicks le posibilita acceder a cualquier tipo de información médica, penal o íntima de cualquier persona a su alrededor, lo que muestra la fragilidad de nuestro sistema basado en contraseñas con nuestras fechas de nacimiento o el nombre de nuestras mascotas de la infancia. Pero eso no quiere decir que los diez capítulos que componen la primera temporada estén plagados de tecnicismos y jerga informática incomprensible para los catetos informáticos como yo. Todo lo contrario. A pesar de utilizar el vocabulario más realista posible para la situación en la que se encuentran, nada resulta incomprensible ni farragoso.


Quizás el premio a mejor serie dramática en los Globos de Oro le venga algo grande a “Mr Robot”, no por la falta de calidad, sino por enfrentarse a series como “Juego de Tronos” con mucho más bagaje, pero ya sabemos la tendencia que tienen los votantes a estos galardones a premiar series en su primera temporada para después ignorarlas totalmente. Lo que sí es cierto es que estamos ante un proyecto con la suficiente calidad como para no desmerecer ningún galardón ni ninguna de sus numerosas inclusiones en las listas de lo mejor de 2015 incluida la del American Film Isntitute.

Ansiosos estamos esperando la segunda temporada.

lunes, 11 de enero de 2016

Golden Globes 2016: La gala

Hace unas horas publicaba mi particular análisis de lo que había sido una de las alfombras rojas más coloridas de los últimos años de los Globos de Oro y ahora toca repasar lo que ha dado de sí la gala. Una gala que a falta de momentos estelares ha sabido regalarnos un buen puñado de sorpresas a la hora de anunciar los premiados. 


En el apartado cinematográfico, fue la noche de Alejandro González Iñárritu, que con su "The Revenant" supo sacarse la espinita del año pasado ganando los premios a mejor película dramática, mejor dirección y mejor actor dramático para Leonardo Dicaprio. Precisamente este protagonizó uno de los memes de la noche con su jocosa reacción al premio de Lady Gaga. La ovación de la noche se la llevó Sylvester Stallone, mejor actor de reparto al encarnar por enésima vez a Rocky Balboa en "Creed". Una de las sorpresas (relativas) fue el premio de mejor actriz secundaria para Kate Winslet que unido al de mejor actriz dramática para Brie Larson hicieron que la sensación cinematográfica del año, Alicia Vikander se fuese a casa de vacío.


En la parte de comedia, la ganadora fue "The Martian" (sip, comedia), al que además se le unió el premio a mejor actor para Matt Damon. Y Jennifer Lawrence, aparte de protagonizar uno de los momentos más divertidos de la noche de la mano de su amiga Amy Schummer (por favor que presenten ellas la gala el año que viene), se alzó con el galardón a mejor actriz de comedia o musical por su "Joy". A pesar de estar cada vez más cuestionado, Aaron Sorkin sigue siendo un elemento de peso en Hollywood y así lo demostró su premio al mejor guión por "Steve Jobs". En el apartado musical, el eterno Ennio Morricone y el recién llegado Sam Smith fueron los dos grandes nombres de la velada con sendos premios a la mejor banda sonora por "The Hateful Eight" y a la mejor canción "The Writing´s on the wall" de la banda sonora de "007: Spectre" respectivamente, Quizás esta última sea para muchos una de las peores canciones de la saga, pero también es una de las más exitosas y así lo han reconocido los votantes de los Globos de Oro.


Y pasamos ya al apartado seriéfilo que es el que más sorpresas (algunas de ellas francamente desagradables) nos ha deparada a lo largo de toda la noche. Una de las primeras fue el premio a mejor actriz en comedia o musical para Rachel Bloom por "Crazy Ex-Girlfriend". Un premio absolutamente merecido, no solo porque la serie es precisamente eso, comedia y musical, sino porque ha sabido sacar delante un proyecto francamente complicado y lleno de trabas. Ojalá esto ayude a la renovación de la serie que tiene unas audiencias francamente paupérrimas. También sorprendentes fueron los premios para "Mozart in the Jungle" a mejor comedia y Gael García Bernal como mejor actor cómico. Vale que "Transparent" no es 100% comedia, pero ya que la nominan tienen que reconocer que era, con diferencia, la mejor de las nominadas. O como alternativa también tenían a "Veep" que es una de las comedias más laureadas de los últimos años y que también se fue de vacío. 

Algo similar sucedió en el apartado dramático. donde "Mr Robot" se llevó el gato al agua precisamente en las dos categorías donde menos posibilidades tenía, en mejor drama y mejor actor de reparto (Christian Slater). Sin embargo, su punto fuerte, la interpretación de su protagonista Rami Malek, fue ignorada. Aunque este premio fue a parar a manos de Jon Hamm y eso nunca puede ser injusto. Taraji P Henson y Maura Tierney también pillaron cacho en las categorías de interpretación femenina, protagonista y secundaria respectivamente. Estaba claro que la interpretación de la primera era demasiado jugosa como para dejarla escapar. Y lo que también está claro es que los votantes de los Globos de Oro disfrutan encumbrando series en su primera temporada, independientemente de su valía, frente a la vetaranía de proyectos mucho más solventes como "Juego de Tronos", "Veep" o "Transparent".


Pero las verdaderas aberraciones de la noche llegaron en la categoría de miniserie o telefilm. Al cuestionadísimo premio a mejor miniserie para "Wolf Hall", solvente, pero nada en comparación con la maravilla de "Fargo", se unió en premio a mejor actriz para Lady Gaga. Sí, sí. Lady Gaga mejor actriz. No es que me haya sentado mal la cantidad ingente de cafeína que me mantuvo despierto toda la noche. Es que los 90 miembros votantes de los Globos de Oro tuvieron la caradura de coronar a Lady Gaga por encima de Felicity Huffman por "American Crime" o la sublime Kirsten Dunst por "Fargo". Bueno, en realidad, Sarah Hay o Queen Latifah también hubiesen sido más merecedoras de dicho reconocimiento. Y ojo, no quiero decir que no me guste Lady Gaga, simplemente su interpretación no era digna de dicho reconocimiento. Ni siquiera de la nominación. Pero hay que conseguir titulares a toda costa y a la Asociación de Prensa Extranjera en Hollywood se la suda que sea a costa del poco prestigio que puedan tener. Una aberración. La cordura vino de la mano del premio a mejor actor para Oscar Isaac por "Show me a Hero".


En el apartado de series lo cierto es que la cosa ha estado repartidísima, siendo dos las únicas cadenas que han conseguido llevarse más de un premio, Amazon por "Mozart in the Jungle" y USA Network por "Mr Robot" con dos cada una. Resulta cuanto menos curioso que ni HBO ni Showtime hayan conseguido arañar más de un premio. Peor parada fue NETFLIX que no consiguió materializar ninguna de las ocho nominaciones. El resto de premiadas han tenido que conformarse con un premio para cada una, y es que en once categorías han sido nueves las series premiadas. ¿Es eso bueno o malo? 

¡Hasta el año que viene, Globos de Oro!

MEJOR DRAMA

“Empire” de FOX
“Juego de Tronos” de HBO
“Mr Robot” de USA Network
“Narcos” de NETFLIX
“Outlander” de STARZ

MEJOR ACTOR EN SERIE DRAMÁTICA

Jon Hamm por “Mad Men”
Rami Malek por “Mr Robot”
Bob Odenkirk por “Better Call Saul”
Liev Schreiver por “Ray Donovan”
Wagner Moura por “Narcos”

MEJOR ACTRIZ EN SERIE DRAMÁTICA

Viola Davis por “How to get away with Murder”
Caitriona Balfe por “Outlander”
Eva Green por “Penny Dreadful”
Taraji P Henson por “Empire”
Robin Wright por “House of Cards”

MEJOR COMEDIA O MUSICAL

“Veep” de HBO
“Transparent” de Amazon
“Silicon Valley” de HBO
“Orange is the new Black” de NETFLIX
“Casual” de Hulu
“Mozart in the Jungle” de Amazon

MEJOR ACTOR EN COMEDIA

Aziz Ansari por “Master of None”
Gael García Bernal por “Mozart in the Jungle”
Rob Lowe por “The Grinder”
Patrick Stewart por “Blunt Tank”
Jeffrey Tambor por “Transparent”

MEJOR ACTRIZ EN COMEDIA

Julia Louis-Dreyfus por “Veep”
Jamie Lee Curtis por “Scream Queens”
Gina Rodríguez por “Jane The Virgin”
Lily Tomlin por “Grace and Frankie”
Rachel Bloom por “Crazy Ex-Girlfriend”

MEJOR MINISERIE O PELÍCULA PARA TELEVISIÓN

“American Crime” de ABC
“American Horror Story: Hotel” de FX
“Wolf Hall” de BBC
“Fargo”de FX
“Flesh And Bone” de Starz

MEJOR ACTOR EN MINISERIE O PELÍCULA PARA TELEVISIÓN

Idris Elba por “Luther”
Oscar Isaac por “Show me a Hero”
David Oyelowo por “Nightingale”
Mark Rylance por “Wolf Hall”
Patrick Wilson por “Fargo”

MEJOR ACTRIZ EN MINISERIE O PELÍCULA PARA TELEVISIÓN

Lady Gaga por “American Horror Story: Hotel”
Sarah Hay por “Flesh And Bone”
Felicity Huffman por “American Crime”
Queen Latifah por “Bessie”
Kirsten Dunst por “Fargo”

MEJOR ACTOR SECUNDARIO

Alan Cumming por “The Good Wife”
Damien Lewis por “Wolf Hall”
Ben Mendelsohn por “Bloodline”
Tobias Menzies por “Outlander”
Christian Slater por “Mr Robot”

MEJOR ACTRIZ SECUNDARIA

Uzo Aduba por “Orange is the new Black”
Joanne Frogatt por “Downton Abbet”
Regina King por “American Crime”
Judith Light por “Transparent”
Maura Tierney por “The Affair”


HASTA SIEMPRE, ZIGGY STARDUST

Alfombra Roja Golden Globes 2016

Llegó una de las alfombras rojas más importantes de la temporada de premios, la de los Globos de Oro. Una alfombra roja que si bien no vio pasar ningún look excesivamente maravilloso que vaya a pasar a la historia (no aparecieron ni Charlize Theron ni Gwyneth Paltrow que son las que más suelen destacar en este tipo de eventos), tampoco vivió ningún modelo desastroso. Correctos, quizás en exceso, y muy coloridos, así fueron los modelos elegidos por las asistentes:


Cate Blanchett, fiel a su estilo, arriesgó con un complicado Givenchy en rosa palo y lleno de flecos y encajes. Caitriona Balfe, nominada por su protagonista de "Outlander" acertó con su Alexander McQueen y Natalie Dormer que, con su Jason Mendel, dividió opiniones.


Leslie Mann con un sencillo pero elegante Monique L´Huillier (que vistió a varias esta noche), Amy Schummer con un Prabal Gurung en blanco y negro y Rachel McAdams con un poco favorecedor Lanvin.

Malin Akerman falló no solo con su maquillaje sino también con su vestido. ¿Alguien puede decirle que no estamos en 2012 y que el corte peplum ya no se lleva? Joanne Froggatt tampoco me enamoró, aunque si tengo que quedarme con alguno de los dos diseños, ambos de Reem Akra, me quedo con el de la actriz de Downton Abbey.


Tres de las nominadas de la noche eligieron tonos nude o suaves dorados para sus looks de la noche. Brie Larson con un Calvin Klein algo noventero, Eva Green de Elie Saab y Rooney Mara con un Alexander McQueen de estilo gótico victoriano a lo que nos tiene tan acostumbrados.


Con un look muy bridal brillaron Lily James, de Marchesa, una de las firmas de la noche; Laverne Cox de Elizabeth Kennedy y la nominada Saoirse Ronan con un elegante Yves Saint Laurent. Lo dicho, tres novias en el altar.


Uno de los looks más arriesgados fue el Yves Saint Laurent Couture que eligió Jane Fonda. Un acierto para unos y una horterada para otros. Yo me encuentro en el primer grupo. Más comedidas, y ambas en tonos azules aparecieron Jamie Lee Curtis y Viola Davis. La primera compró su vestido en una tienda al 50% de descuento (literalmente) y la segunda se pasó con su estrellado Marchesa.


La tendencia de la noche fueron las capas y los excesos de tela, presentes en los vestidos de Regina King, firmado por Krikor Jabotian, y de Taraji P Henson firmado por Stella McCartney. Ambas con reminiscencias de aquel que llevó Gwyneth Paltrow hace unos años a los Oscar. 


Aunque si nombramos las capas, tenemos que citar los arriesgados looks de Emilia Clarke, vestida de Valentino y de Jennifer Lopez con un Giambatista Valli que a pesar de mostrar pierna se me antoja demasiado recatado para lo que la cantante y actriz nos tiene acostumbrados. Personalmente, el vestido de la Daenarys de "Juego de Tronos" me parece bellísimo.


Tres actrices que jugaron sobre seguro fueron Rebecca Bloom, protagonista de "Crazy Ex-Girlfriend", Kate Winslet y Amy Adams con sus respectivos Christian Siriano, Ralph Lauren y Versace. Correctas, pero sin aportar nada nuevo.


Las estrellas del pop hicieron acto de presencia. Especialmente Lady Gaga que, vestida de Versace, dio una de las sorpresas de la noche al alzarse con el premio a mejor actriz en miniserie, aunque en el terreno estilístico me quedo con el look sexy años 60 de Katy Perry.


La cuota latina, a falta de la siempre exuberante Sofía Vergara, la pusieron America Ferrara vestida de Jenny,Packham, Eva Longoria, con un vestido blanco más favorecedor por detrás que por delante y Gina Rodríguez vestida de Zac Posen (¿por qué siguen dejando a Zac Posen vestir a alguien en alguna alfombra roja?)


Tres estilismos muy acertados fueron el Monique L´Huillier de Melissa Benoist, protagonista de "Supergirl", el Louis Vuitton de la doblemente nominada Alicia Vikander (que se fue de vacío) y el elegantísimo Armani Privé de la protagonista de "Shameless" Emmy Rossum.


Una de las tendencias de la noche fueron los escotes vertiginosos en forma de uve. Tres perfectos ejemplos de ello son los de Jenna Dewan (esposa de Channing Tatum), la actriz de Disney Zendaya y la protagonista de "Blindspot" Jamie Alexander, firmados por Zuhair Murad, Marchesa y Genny, respectivamente.


También lucieron mucho los tejidos metalizados o en colores eléctricos; como el acertado Tom Forn de Julianne Moore (diseñador que la dirigió en su debut tras las cámaras "A Single Man"), el Michael Kors de Olivia Wilde en color vino o el demasiado soso de Bryce Dallas Howard, en este caso firmado por Jenny Packham.


Los 3 peores estilismos de la noche se los llevan Maggie Gyllenhaal con un anticuado Marc Jacobs estilo tapizado de sofá de abuela, Felicity Huffman con un poco favorecedor vestido en tono berenjena y el dos piezas de Kate Hudson que parecía sacado de una fiesta de fin de curso de los 90. Sin ser terribles, son los más flojos.


Dejo para el final mis 3 looks favoritos. Puede que para muchos no sean los mejores de la noche, pero a mí, sin duda, me han fascinado. El Valentino de Kirsten Dunst era de los de vestida para ganar, a pesar que que Gaga se le puso por delante. También impecable el Dior de Jennifer Lawrence (a pesar de que el peinado no me convence. Y la siempre acertada Kate Bosworth, volvió a hacerlo con un precioso Dolce&Gabbana en pedrería en tonos rosados y plateados.

También podríamos repasar algún look masculino pero, francamente, ¿a quién le importan?
Pincha aquí para repasar lo que dio de sí la gala.

lunes, 4 de enero de 2016

Las series que vienen

Ya hemos arrancado el 2016 y a pesar de que los estrenos más potentes  suelen tener lugar entre septiembre y octubre, cada vez tenemos un mayor número de proyectos que ven la luz en la denominada midseason. Recordemos que hace un año una serie por la que poca gente apostaba, “Empire” consiguió unas audiencias estratosféricas estrenándose en enero. Quién sabe si este año correremos la misma suerte. Vamos a hacer un repaso no sólo de los estrenos que tendrán lugar a lo largo de este mes de enero sino también esas series que dan inicio a sus nuevas temporadas en las próximas semanas.


Ayer mismo, ABC estrenaba la segunda temporada de la que ellos mismos denominan comedia extravaganza, “Galavant”. Recordemos que a pesar que las audiencias de su primera temporada no fuesen especialmente destacables, la serie resultó muy disfrutable y entretenida y con unos números musicales realmente pegadizos. Al menos lo suficiente como para conseguir la renovanción. El hecho de que el primer capítulo se llame “A new season, aka, suck it cancellation bear” hace presagiar lo mejor. Además, en estos nuevos capítulos tendremos la participación especial del ser más maravilloso del universo, Kylie Minogue. Un par de días más tarde regresa “New Girl” con su quinta temporada (¿en serio ha llegado tan lejos?) cuyo mayor aliciente parece ser la incorporación de Megan Fox para cubrir la ausencia temporal de Zooey Deschanel, de baja maternal, y que interpretará a la ex novia de Cece. Al día siguiente podremos ver el estreno de la nueva temporada de “American Crime” esa serie antológica que tanto gustó a principios del año pasado retratando el racismo en la Norteamérica actual y que en esta segunda temporada parece que se centrará en el acoso escolar por temas de orientación sexual. En el elenco repiten Timothy Hutton, Felicity Huffman y Regina King. 

El domingo día 10 se estrena la tan ansiada (al menos por mí) sexta temporada de “Shameless” en la que Fiona tendrá que lidiar, como lleva haciendo ya seis temporadas, con los problemas de su disfuncional familia. Y es que a los desequilibrios psicológicos de Ian, los problemas de Carl con la justicia y el probable embarazo de Debbie tiene que sumar la depresión que parece que sufre Frank tras la muerte de Bianca. La que más se va a hacer de rogar este años es “Girls” cuyos nuevos capítulos no podremos disfrutar hasta bien entrado febrero, el día 21 concretamente. En el avance hemos visto a Shoshana en Japón y una posible boda de Marnie, así que la cosa apunta alto. Pero si hay un regreso esperado este año es el de la mejor serie de ciencia ficción de todos los tiempos “Expediente X” que regresa con una temporada evento de seis episodios que promete hacer disfrutar tanto a los que amamos las nueve temporadas anteriores como a las nuevas incorporaciones. Las ganas por ver lo que ha pasado con Scully y Mulder en estos casi catorce años que han trascurrido desde la emisión de su último episodio allá por 2002.


En cuanto a los estrenos la verdad es que a priori no hay nada demasiado interesante. Quizás el más llamativo de todos ellos es “DC´s Legends of Tomorrow”, la nueva (¿cuántas llevamos ya?) serie de superhéroes protagonizada por secundarios de “Arrow” y “The Flash” entre otros. Se la espera para el día 21 de enero en The CW. Pero antes, esta misma semana, tenemos unos cuantos estrenos que debemos señalar. Anoche, la BBC estrena una nueva versión de “Guerra y Paz” protagonizada por James Norton, Lili James, Paul Dano y Gillian Anderson y FOX estrenó su nueva comedia “Cooper Barrett´s guide to surviving life” sobre un grupo de amigos que intentan hacer algo decente con sus vidas. El jueves llega a CBS la nueva comedia de Jane Lynch que tras el final de “Glee” nos trae una serie en la que interpreta a un ángel de la guarda con unos métodos poco ortodoxos llamada “Angel from Hell” y ese mismo día se estrena “Shades of blue”, protagonizada por Jennifer López. Sí, sí, Jennifer López. Eso hay que verlo aunque solo sea para hacer hate-watching.

La semana que viene, el miércoles se estrena “Second Chance”, también en FOX, que ve por fin la luz tras sufrir constantes problemas de producción y varios cambios de nombre (pasó por los nombres de “The Frankenstein Code” y “Lookinglass”) y que toma la idea del regreso de entre los muertos del clásico Frankenstein de Mary Shelley. Y el domingo llega “Billions”, cuyo primer capítulo ya anda rondando por internet  y que supone el regreso de Damian Lewis a Showtime tras “Homeland”y terminamos el repaso con “The Magicians”, nuevo proyecto de SyFy basado en los libros escritos por Lev Grossman.

Estos no son todos los estrenos de las próximas semanas, pero sí los que a mi juicio son los más destacados. Iremos informando aquí, como siempre en el blog.