miércoles, 30 de noviembre de 2016

`QUANTICO´, todos callan, todos mienten

`Quantico´ ha despedido su segunda temporada hasta el año que viene con la emisión del octavo episodio. Mientras esperamos su regreso, que no se producirá hasta el próximo 23 de enero, vamos a repasar lo que ha dado de sí esta midseason finale que ha venido cargada, como viene siendo habitual en la serie, de importantes cliffhangers y giros de guión.Teniendo en cuenta que la serie tiene claramente diferenciadas dos líneas temporales, vamos a repasar por separado lo que ha dado de sí cada una de ellas. Ni que decir tiene que habrá spoilers a diestro y siniestro.


Empecemos por la estancia de Alex y Ryan en La Granja, que es el lugar donde se lleva a cabo su entrenamiento para la CIA. Todos se preparan para irse a pasar con sus familias la festividad de Acción de Gracias, pero antes, todos deberán inventarse una excusa creíble con la que despistar a sus familias y amigos sin levantar sospecha. Todos lo hacen excepto Dayana, que no debe tener muchas ganas de ver a nadie. A la salida, Alex, que ya tiene la mosca detrás de la oreja porque lleva tiempo sin saber nada de su contacto con el FBI a la par que mejor amiga, Shelby, ofrece a Ryan un plan conjunto para el fin de semana, pero este lo rechaza recomendándole que hable con Miranda. Es entonces cuando Alex, tras haber logrado dar con Nimah y la propia Shelby descubre a través de estas que ha sido apartada de su misión y que ahora el objetivo de Shelby no es Alex, sino León, con quien, por cierto, la rubia no acaba de lograr el nexo de unión esperado  para sonsacarle la información que necesita.

Ryan por su parte recibe su primera misión para la AIC que consiste en llevar por la fuerza y a punta de pistola a un jardinero de un parque cercano a un punto determinado. Poco después conocemos que León fue el encargado de matarlo y (oh! sorpresa!) Dayana se deshizo del cadáver y de las pruebas. Los tres están unidos ahora por ese secreto y la AIC puede utilizar esa información en su poder cuando le venga en gana. Y mientras tanto, en Londres, Harry se pone al día con su “hermana” que no es otra que su contacto con el MI6 y gracias a la cual conocemos el verdadero objetivo de Harry para su estancia en La Granja, que no es otro que hacer aliados gracias a los cuales poder mantener contacto una vez se produzca el Brexit. Bueno, también hay por ahí una especie de conflicto entre los personajes de Owen y Lydia pero, francamente, a nadie le importa absolutamente nada de lo que pase con estos dos por lo que, ¿para qué?


Ya de vuelta al presente, después de haber rescatado a Alex y Dayana, que está herida, el grupo formado por estas dos junto a Harry, Sebastian y León intenta trazar un plan para intentar desactivar la bomba biológica que está a punto de arrasar la ciudad de Nueva York.  Para no ser descubiertos cruzarán el edificio a través de los conductos de ventilación. Todos excepto Dayana cuyas heridas no le permiten hacerlo y León que se ofrece a quedarse con ella (sospechoso, ¿no?). Mientras tanto, en otra habitación aparte vemos el cara a cara entre Raina y Nimah donde esta última explica a su gemela los motivos por los que se ha pasado al bando de los terroristas (OMG). Pero el plan del grupo encabezado por Alex no sale como estaba pensado y los cinco acaban rodeados por el grupo de terroristas. Uno de ellos separa a Alex del resto y la lleva aparte. Esta intenta zafarse y en el forcejeo logra quitarle la máscara para descubrir ¡¡¡QUE ES EL PROPIO RYAN!!! 

Esto plantea un montón de preguntas de cara a la segunda mitad de la temporada: ¿en qué momento se ha pasado Nimah al lado de los terroristas (si es que verdaderamente lo ha hecho)? ¿Qué tiene que ver la misión de Ryan, León y Dayana con la pertenencia de este último al grupo terrorista? ¿Puede ser que el AIC y el grupo terrorista sean lo mismo? En ese caso ya sabríamos también que León y Dayana son también terroristas ¿O simplemente Ryan está en una misión haciéndose pasar por terrorista? Esto no son más que elucubraciones, pero vamos a tener que quedarnos con las ganas de respuestas, al menos durante casi dos meses más.


Eso sí, por muchas ganas que tengamos de saber lo que pasa, parece que al público ya se está empezando a cansar de `Quantico´ porque la serie encadena un mínimo de audiencia tras otro, con cifras que rondan los dos millones en algunos episodios. El canal ABC, con la intención de no dejarla morir, pretende cambiar su día de emisión a partir de enero y trasladarla a los lunes en el hueco que deja `Conviction´ la serie de Hayley Atwell que ha sido “cancelada”. Habrá que ver si esto funciona para recuperar audiencias teniendo en cuenta que la serie tiene una trama muy serializada que implica que es difícil reengancharse una vez que la abandonas.

lunes, 28 de noviembre de 2016

`BUENA CONDUCTA´, Michelle Dockery armada y peligrosa

El canal TNT, que tiene en `Animal Kingdom´ o `The Last Ship´ sus series estrellas del momento, estrenó hace un par de semanas otro proyecto con el que pretende afianzar su cada vez más estable parrilla de ficción. Se trata de `Good Behavior´ que en España recibe el título de `Buena Conducta´ y supone el regreso de Michelle Dockery a la televisión tras el final de `Downton Abbey´ hace casi un año.


Spoilers: Si no quieres saber la trama de los dos primeros episodios, mejor no sigas leyendo.

Aquí, Dockery no puede interpretar un personaje más alejado del que le hizo mundialmente famosa. Se trata de Letty, una joven que acaba de recibir el tercer grado penitenciario y que está dispuesta a iniciar una nueva etapa después de andar dando tumbos durante toda su vida con tal de poder recuperar a su niño pequeño, que se encuentra al cuidado de su madre. Pero tras perder el trabajo que tenía como camarera de un restaurante por defenderse de un acosador que quería propasarse con ella, decide volver a las andadas y aprovechar sus dotes como trilera para robar las posesiones de las habitaciones de los huéspedes en un hotel.

Pero no todo va a salir como tiene pensado, ya que mientras se encuentra dentro de una de las habitaciones entra su huésped con otro hombre y escucha una conversación en la que uno le encarga al otro el asesinato de su esposa. El asesino a sueldo es Javier Pereira (interpretado por el hispano-argentino Juan Diego Botto, que afronta su primer papel protagonista en la televisión), un matón despiadado y con bastante poca moral, pero con una fachada de hombre sexy y elegante. Letty está decidida a evitar que esto ocurra, sin saber que haciendo eso no sólo está poniendo en peligro su vida, sino que además está atando su destino inevitablemente al del peligroso Javier.


A partir de ahí se inicia una nueva etapa en su vida, pero muy distinta a la que ella había visualizado en su cabeza. Con Javier inicia una especie de road movie con el objetivo de saldar la deuda que, tras haber boicoteado su anterior “misión”, ha contraído con este asesino a suelto. Todo ello mientras intenta que su agente de la condicional cubra sus repetidas ausencias en las reuniones que deben mantener para continuar en libertad. Y por supuesto, sin dejar de pensar por un momento en su hijo. Está por ver hasta dónde llega esta escapada forzosa y si al final Letty disfruta más de lo que pensaba de esta nueva vida al margen de la legalidad o si por el contrario lucha por convertirse en la chica de buena conducta que estaba dispuesta a ser cuando salió de prisión.

El primer episodio de esta serie, que se basa en la saga literaria titulada como su protagonista `Letty Dobesh´ escrita por Blake Crouch, tiene muy buen ritmo. La construcción de los personajes está maravillosamente creada y en pocos minutos ya sabes de qué pie cojea cada uno de los dos protagonistas. Los dos episodios siguientes, en cambio, tienen un ritmo algo más pausado pero igualmente efectivo a la hora de seguir presentándonos aspectos de la personalidad, especialmente de ella, ya que hay muchos aspectos del pasado de Javier que aún nos resultan absolutamente desconocidos. Lo poco que hemos podido ver de él es que a pesar de la particularidad de su “profesión” es una persona con un un comportamiento y una moralidad absolutamente intachables de cara a la galería.


La serie está construida alrededor de sus dos personajes protagonistas, por lo que uno de los pilares para que el funcionamiento de esta sea óptimo es la química entre ambos actores. Y lo cierto es que el tándem Dockery-Botto funciona  las mil maravillas. Funcionan como pareja de aventuras desde el primer momento y entre ellos se establece una dinámica que navega muy bien entre dos aguas, la tensión sexual entre ambos y las ansias de ella por salir de ese particular infierno que está viviendo. No es ninguna novedad que Dockery puede sostener el peso de una serie sobre sus hombros con total solvencia, ya lo hizo sobradamente en cada una de las seis temporadas de la serie que la hizo mundialmente conocida (y por la que recibió múltiples premios y nominaciones).  Ahora se le une aquí un Juan Diego Botto que ejerce maravillosamente de coprotagonista-antagonista dando rienda suelta a todo su sex appeal para mantener una imagen impecable de puertas afuera.

Y por si fuera poco, la serie cuenta con una colección de pelucas maravillosas que va luciendo el personaje de Dockery cuando intenta pasar de incógnito. Pelucas rubias, morenas o pelirrojas que ella luce maravillosamente, todas le quedan bien. Y yo, habiendo pelucas, crímenes y sexo ¿para qué necesito más? 


viernes, 25 de noviembre de 2016

El precipicio al que se asoma `YOU´RE THE WORST´

La cadena FXX emitió esta pasada semana el final de la tercera temporada de su comedia estrella `You're the Worst´ con un capítulo doble y la renovación para una cuarta tanda de episodios ya confirmada. Una tercera temporada que ha dado pie a infinidad de situaciones y comentarios y que ha hecho que cambiemos la visión que teníamos de muchos de sus personajes. 


Llevaba tiempo con ganas de hablar de esta serie. Tardé en descubrirla y más aún en encontrar un hueco para sus dos primeras temporadas. Pero este verano, aprovechando la (cada vez más inexistente) sequía estival me animé a echarle un vistazo a los primeros episodios. Y de ahí a comerme las dos temporadas completas en menos de una semana. ¿Se nota que me había gustado, no? Pues sí, me había gustado y mucho. Me encontré contra todo pronóstico con una comedia romántica muy alejada de todo lo que habíamos visto. Sus protagonistas eran deliberadamente antipáticos y también unos perdedores de tomo y lomo. Nada de situaciones románticas que culminan con un “te quiero” y un beso de amor frente a la chimenea. La relación entre Gretchen y Jimmy era de todo menos envidiable.

A partir de aquí, spoilers de la tercera temporada. 

El problema es cuando toca hacer balance de la recién terminada tercera temporada, la primera que he podido seguir a la vez que su emisión en Estados Unidos. Y es que si las dos primeras me resultaron entretenidísimas y muy estimulantes, esta tercera no me ha parecido lo mismo. Es cierto que todos somos conscientes que los personajes de `You´re the worst´ son deliberadamente antipáticos. Eso lo sabemos desde el primer episodio. Pero cuando esos personajes son llevados al extremo con situaciones cada vez más radicales, la línea que divide un personaje antipático de uno odioso puede ser muy difusa. Y eso es lo que le ha ocurrido a casi todos los protagonistas de la serie en estos últimos trece episodios.


Uno de los más extremos esta temporada ha sido el que hasta ahora era mi favorito, la pizpireta Lindsay. Sabíamos, por lo visto en las dos primeras temporadas que era caprichosa, egoísta y bastante interesada. Pero tras inseminarse con el esperma de su ex marido Paul que tenía guardado en el congelador y la posterior reconciliación con este, el arrepentimiento no tardó en llegar y en un ataque de ira clava la punta del cuchillo que tiene en la mano en la espalda de Paul. No es un apuñalamiento, pero sí es un punto de inflexión para el personaje que empieza a ir cuesta abajo y sin frenos haciendo que pase de la “alegre pizpireta” antes mencionada a una “hija de puta egoísta”. Con todas sus letras. Y la manera tan torpe que rodea su aborto no ha hecho mucho ni por el mensaje que quería transmitir ni por el propio personaje en sí. 

No mucho mejor le ha ido a la pareja protagonista. Y es que Jimmy ha tenido una manera muy particular de lidiar con la muerte de su padre. Y tan particular. Porque la manera en que los guionistas han decidido que Jimmy pase el duelo por la muerte de su progenitor no ha obtenido el mismo resultado que obtuvo la depresión de Gretchen la pasada temporada que hizo que el personaje ganase en humanidad y credibilidad. Jimmy, en cambio, ha pasado de ser un cascarrabias egoísta a un ser rematadamente desagradable. Y lo más deplorable, ha perdido toda su humanidad transformándose en lo peor que le puede pasar a un protagonista, convertirse en una caricatura.


Quizás el único personaje que podemos salvar esta temporada es Edgar, el compañero de piso de Jimmy. Y es que además de haber sido el protagonista único del mejor episodio de toda la temporada, ha tenido que hacer frente a un proceso similar al que vimos hace un año con la depresión de Gretchen. Su estrés post-traumático derivado de su participación en la guerra de Irak ha ido in crescendo en cada episodio (en gran parte por culpa de los protagonistas Jimmy y Gretchen) hasta llegar al clímax de ese quinto episodio que supone un antes y un después en la visión que teníamos del personaje. Por no hablar de la manera en que esto afecta a su relación con Dorothy (seguramente el único personaje con buen corazón en toda la serie).

Aunque si hay un verdadero resquicio que nos hace pensar que no todo está aún perdido y que debemos permanecer atentos a lo que la serie nos prepare para el año que viene, ese es el final de temporada. Ese momento en el que, tras un juego preparado por Jimmy en el que Gretchen sigue las pistas de un falso asesinato cometido en la ciudad, él le pide matrimonio a ella para poco después irse en su coche presa del pánico y dejándola a ella sola con los fuegos artificiales de fondo es 100% `You're the Worst´. El `You´re the Worst´ que tanto hemos buscado esta temporada pero que sólo hemos podido ver en momentos puntuales.

miércoles, 23 de noviembre de 2016

`FRIENDS´y sus 10 consejos para sobrevivir a Acción de Gracias

Mañana por la noche se celebra en Estados Unidos Acción de Gracias. Vale, es cierto que acción de gracias es una festividad que, afortunadamente, aún no ha colapsado nuestros calendarios (ni nuestros bolsillos) como sí que lo ha hecho Halloween, pero si eres de esos que pretende darle una oportunidad a tan señalada festividad para los americanos, hay una serie de pautas y consejos que deberías tener en cuenta a la hora de lanzarte. Y quién mejor para darnos estos consejos que los protagonistas de una de nuestras series favoritas de todos los tiempos `Friends´.  En cambio, si no piensas celebrarlo, siempre te queda la ocasión de recordar diez de los mejores episodios de la maravillosa serie.


1. ´NO SALGAS DE CASA SIN ASEGURARTE DE QUE LLEVAS CONTIGO LAS LLAVES´. Y es que en la primera temporada, los seis miembros del grupo celebran Acción de Gracias juntos por primera vez. Cada uno tenía sus planes por separado, Phoebe iba a celebrarlo con su abuela y el nuevo novio de esta, Rachel tenía todo preparado para irse a esquiar y Chandler pasaba de la fiesta para evitar recordar un trauma de su infancia. Pero al final todos acaban cenando en el piso de Mónica. O eso creían porque cuando salen a la azotea para ver un globo gigante que se ha escapado del desfile, olvidan coger las llaves y se quedan fuera. Cuando consiguen entrar, la cena está carbonizada. Casi tanto como el ánimo de la anfitriona Mónica.

2. `NUNCA, BAJO NINGÚN CONCEPTO, HAGAS UNA LISTA CON LOS PROS Y LOS CONTRAS DE TU NOVIA´. Y es que en una de sus múltiples meteduras de pata, Ross hace una lista para decidirse entre Rachel y Julie. La primera no tarda en descubrirlo y decide no darle esa segunda oportunidad que estaba a punto de darle a Ross. Por otro lado, Mónica es contratada para crear recetas a base de un producto que está a punto de salir al mercado, el macolate. ¿El problema? Que está realmente asqueroso.


3. `ACCIÓN DE GRACIAS NO ES UN MOMENTO APROPIADO PARA SOLUCIONAR VIEJAS RENCILLAS FAMILIARES´. Uno de mis capítulos preferidos de la historia de la serie en el que Ross y Monica rememoran las rencillas deportivas que tenían en la infancia y para solucionarlo hacen dos equipos capitaneados por cada uno de ellos y que lucharán por el mismo trofeo que cuando eran pequeños. Phoebe juega por primera vez al fútbol americano. Rachel es una auténtica patosa. Y Chandler y Joey compiten por ligarse a una flamenca que acaban de conocer. Es decir, ninguno de los cuatro servirá de mucha ayuda para que Mónica o Ross vuelvan a alzarse con la preciada Copa Geller.

4. `NI SE TE OCURRA BESAR A LA NOVIA DE TU MEJOR AMIGO´. A no ser que estés dispuesto a pasar el día de Acción de Gracias dentro de una caja de madera mientras el resto del grupo disfruta de la cena. Eso es lo que le pasa a Chandler. Mónica sufre un percance ocular y es atendido en urgencias por el hijo de su ex novio Richard, al que invita a cenar con el grupo. Todos ellos deciden jugar al amigo invisible para navidad y así ahorrarse un dinerillo. El problema es que nadie quiere regalarle a Rachel porque todo lo cambia o lo devuelve.


5. `CON LA COMIDA NO SE JUEGA. Y EN ACCIÓN DE GRACIAS MUCHO MENOS´. El grupo aprovecha la sobremesa después de la copiosa comida para recordar viejas celebraciones del pasado. Así rememoran cuando Joey metió la cabeza dentro del pavo para asustar a Chandler y luego no pudo sacarla. También cuando en su adolescencia, Chandler llamó gorda a Mónica (que maravillosos los episodios en los que veíamos a Mónica con su rotundidad adolescente) o cuando esta decidió vengarse rebanándole un dedo del pie.

6. `NO INTENTES HACERTE EL COCINILLAS EN TAN SEÑALADA FESTIVIDAD´. En uno de los mejores episodios de la serie, Joey y Ross pretenden escabullirse de la cena para acudir a la fiesta que da la compañera de piso del primero (e interpretada por Elle McPherson) mientras Phoebe rememora el sueño erótico que ha tenido con el padre de Ross y Monica. Rachel, por su parte, decide hacer una aportación a la cena y hace un triffle en el que mezcla sin darse cuenta dos recetas, una de ellas con plátano, nata y mermelada y otra con cebolla guisantes y carne en salsa. Al resto del grupo no le queda más remedio que fingir que les gusta.


7. `SI LOS ANFITRIONES ODIAN LAS MASCOTAS, NO INTENTES COLAR UN PERRO EN SU CASA´. Chandler incita a sus amigos para que hagan una lista con todos los estados que recuerden, y Ross, que presume de superioridad cultural queda en evidencia ante el resto. Mientras, Rachel está barajando la posibilidad de pedirle una cita a su ayudante Tag (interpretado por Edie Cahill). Phoebe, por su parte mete el perro de unos amigos en casa sin saber que Chandler odia los animales.

8. `ACCIÓN DE GRACIAS NO ES UN BUEN DÍA PARA LOS REENCUENTROS CON AMIGOS DE LA INFANCIA´. Y es que Mónica decide invitar a la celebración a Will, el único amigo que tuvo en el instituto (interpretado por Brad Pitt, pareja por aquel entonces de Aniston). Este aún no ha superado los desprecios que Rachel le hacía en su adolescencia y aprovecha este momento para saldar las cuentas pendientes. Mientras, Joey apuesta con Mónica que va a ser capaz de comerse el pavo entero él solo. 


9. `SI LA COSA NO FUNCIONA BIEN CON AMIGOS DEL INSTITUTO, CON HERMANOS TAMPOCO´. Rachel invita a su hermana mega super pija Amy (interpretada por Christina Applegate) a la cena en casa de Mónica, lo que desencadena una batalla campal entre todos por quién se quedaría con la pequeña Emma en caso de que sus padres Rachel y Ross muriesen. ¿La peor parada? La vajilla de lujo de Mónica. Joey, por su parte, olvida por completo acudir al desfile con el resto del equipo de `Los días de nuestra Vida´ y para salir del apuro pide ayuda a Phoebe para inventarse una excusa creíble. 

10. `NUNCA JAMÁS LLEGUES TARDE A LA CELEBRACIÓN´. Rachel y Phoebe deciden apuntar a la pequeña Emma a un concurso de belleza mientras Joey y Ross van a ver un partido de hockey. Por ello, todos llegan tarde a la cena en casa de Mónica y esta les niega la entrada. Desde el pasillo estos ruegan por su perdón pero cuando parecía que lo habían conseguido, a Joey se le queda atrapada la cabeza en la puerta y acaba aterrizando sobre la mesa con la comida. Pensaban que Mónica iba a entrar en cólera pero esta tenía algo mucho más importante en mente: les acababan de conceder un bebé en adopción.

Con estos consejos, disfrutarás de un día de acción de gracias excepcional, tanto si te decides a celebrarlo, como si prefieres hacer maratón de estos episodios aprovechando que todos están ahora disponibles en NETFLIX. ¡A disfrutar!

lunes, 21 de noviembre de 2016

"HOW TO GET AWAY WITH MURDER" resuelve el #UnderTheSheet

Pues sí, después de muchas semanas de espera y de nueve intensos capítulos, este pasado jueves llegaba la hora de conocer la identidad del cuerpo sin vida que había sido encontrado en el incendio que había arrasado la casa de Annalise. La incógnita que había rodeado los nueve primeros capítulos de esta tercera temporada ha sido desvelada en un episodio que lleva el elocuente título de “Who´s Dead” y que sirve de midseason finale para despedir la serie hasta después de las navidades.


A partir de aquí, spoilers a cascoporro de lo que llevamos de tercera temporada.

Para no andarnos con rodeos, vamos a lo que verdaderamente nos importa. Después de ir desvelando en cada episodio a uno de los supervivientes del incendio, llegábamos a este noveno capítulo con la duda de si el muerto sería Frank (cuya trama parecía llegar a una cierre apropiado con su muerte) o si por el contrario el cadáver encontrado sería el de Nate (mi apuesta personal, teniendo en cuenta que aporta apenas nada desde hace un buen puñado de episodios). Nada más lejos de la realidad, ya que en uno de sus habituales giros de guión, el cuerpo sin vida encontrado en el incendio era es de Wes (respiramos de alivio todos los que anhelábamos que no fuese Frank). 

Hay que recordar que Wes había sido hasta ahora uno de los personajes con más trayectoria de la serie desde que descubrimos la vinculación con la propia Annalise desde su más tierna infancia. En su primera temporada mantuvo una relación con Rebecca, una de las implicadas en la muerte de Lyla Grant y posterior víctima mortal de “la pandilla de matones de Annalise”. Habíamos terminado la segunda temporada justo cuando este veía como su padre moría delante de sus narices por un tiro de Frank en la distancia y ahora en la tercera, cuando por fin estaba empezando a levantar cabeza gracias a su relación con Laurel (levantar la cabeza de manera relativa teniendo en cuenta los numerosos encontronazos que vimos en este último episodio) la muerte le sorprendía cuando ninguno nos lo esperábamos.


Pero es que Wes estaba a punto de firmar un documento que le eximía de cualquier responsabilidad en la causa que el fiscal tenía abierta contra Annalise y por la cual ella se encontraba en el calabozo en ese preciso instante. A cambio de dicha inmunidad, él iba a contar TODO lo que había ocurrido desde que la profesora y abogada entró en su vida. Y es que parece ser que se habían encontrado en el bosque restos del cadáver de Rebecca y  todas las pistas apuntaban hacia el personaje interpretado por Viola Davis. Pero poco antes de firmar el documento Wes decide despedir a su abogado y sin ser visto por los detectives que le estaban haciendo el interrogatorio abandona la comisaría. Parece ser que al final estaba dispuesto a  serle más fiel a su jefa de lo que creíamos. Y ahí es donde perdemos su pista.

El otro de los protagonistas del episodio ha sido Frank, ya que en poco más de cuarenta minutos ha pasado por más altibajos que la salud mental de Raquel Mosquera. Le habíamos dejado en el capítulo anterior con pistola en mano y con la verdadera intención de suicidarse al ver que Annalise seguía sin perdonarle, pero finalmente fue convencido por Bonnie para que no lo hiciese con el pretexto de que entonces ella se quedaría completamente sola (ahí es donde el argumento del episodio se viene abajo ya que francamente ¿a quién cojones le importa Bonnie lo más mínimo? A los espectadores desde luego que no). Poco después, al saber que han sido hallados los restos de Rebecca en el bosque esta le pide que cargue él con la culpa del crimen para así salvar a todo el equipo (¡y sobre todo a ella misma, que fue la que mató a Rebecca!). Y por si el chico tuviera poco, antes de terminar el episodio conoce la noticia de que Laurel está embarazada. Seguro que el chico acabó el episodio pensando que no habría sido tan mala idea lo de haberse suicidado.


Pero la serie, como no, nos tenía guardado un as en la manga, y justo en los últimos minutos, gracias a la visita que Nate hace a su ex novia al calabozo, conocemos que Wes ya estaba muerto antes del incendio de su casa. Sí, así que ahora tendremos que esperar hasta el 19 de enero que la serie vuelva a nuestras vidas para descubrir qué es lo que pasó desde que Wes salió de la comisaría hasta que su cadáver fue encontrado en el incendio. ¿Quién mató a Wes y posteriormente puso su cadáver en casa de Annalise justo antes de prenderle fuego? Abran apuestas, señores.

Y así es como “How to get Away with Murder” recuperó el pulso de sus mejores episodios. Entretenido, adictivo e ingenioso. Justo lo que estábamos esperando. Así sí.

viernes, 18 de noviembre de 2016

Los efectos de la luna de sangre en `AMERICAN HORROR STORY: ROANOKE´

Ha llegado el momento de despedirse de Roanoke. La casa embrujada que tantos buenos (y sobre todo malos) momentos nos ha dado en las últimas diez semanas echó su cierre definitivo este pasado miércoles y llega por tanto el momento de hacer balance de las virtudes y defectos de una temporada que puede presumir de no haber dejado indiferente a nadie devolviendo a la saga el prestigio y la calidad que llevaba años sin alcanzar.


He intentado escribir este post sin spoilers, pero me ha sido francamente imposible. 

Y es que ya lo decíamos en el análisis que hice tras ver el primer episodio, esta temporada de `American Horror Story´ apuntaba a ser una de las mejores de su historia. Y lo cierto es que en términos generales así ha sido. Salvando la excepción de ´Asylum´ que es con diferencia la mejor de todas ellas, puede que `Roanoke´ sea la más completa, la más redonda y sobre todo la más entretenida. Y además se ha deshecho de uno de los grandes vicios de sus creadores, que es el de dar papeles a estrellas sin saber lo que van a hacer con ellas para luego tenerlas pululando sin orden ni concierto ni mucho menos una trama que justifique su presencia. Aquí cada personaje tiene su presencia justa y vemos a una Lady Gaga que puede que no tenga más de media docena de escenas o un Evan Peters que no aparece en más de una hora de metraje en total. Lo justo y necesario.

Reconozco que yo siempre he sido bastante crítico con Ryan Murphy ya que considero que tiene ideas magistrales pero que no cuenta con la capacidad para desarrollarlas y hacerlas brillar más allá de un puñado de capítulos (casi todas sus series se desmoronan tras los primeros episodios, (véase `Glee´, `Nip/Tuck´ o `Popular´) pero esta temporada he tenido que comerme mis propias palabras antes diez capítulos que pueden tener muchas virtudes o defectos, pero que han sabido ser rematadamente entretenidos sabiendo reinventarse continuamente y justo en el momento exacto para seguir manteniendo intacta la atención del espectador.


Pero no sólo de puro entretenimiento nos ha colmado esta sexta temporada, sino que detrás de tanta sangre y tanta muerte hemos encontrado un buen puñado de reflexiones y críticas más que evidentes. La primera de ellas y la más obvia es la crítica a la obsesión desmedida de los espectadores por los reality shows. Y es que el tan comentado giro de mitad de temporada en el que descubrimos que todo lo vivido por los personajes de Sarah Paulson, Cuba Gooding Jr y Angela Bassett era una interpretación de lo que nos contaban Lily Rabe, André Holland y Adina Porter (la verdadera reina en la sombra de la temporada) hizo que cambiase por completo nuestra perspectiva sobre lo que habíamos vivido hasta entonces además de plantar un punto de inflexión justo a mitad de temporada para evitar el tedio o el posible aburrimiento al que el espectador podría haber llegado en caso de mantener la misma fórmula hasta el final. A partir de entonces lo que vemos es un reality show en el que todos quieren participar a pesar de las posibles consecuencias mortales, bien por ansias de fama o bien por saldar cuentas pendientes. Y con resultados que ya todos conocemos.

Incluso el último capítulo, en el que ya podíamos haber dado por finalizada la parte de reality show, contiene buenas dosis de mala baba contra una televisión obsesionada con sacar el máximo provecho de la nueva moda del true crime (de la que ya os hablé aquí en el blog). Y es que ya daba igual que tras la emisión de la segunda temporada, titulada `3 Days in Hell´ la mayoría de los participantes (todos con la excepción del interpretado por Adina Porter) hayan pasado a mejor vida, siempre habrá algún espectador al que las ansias de más le hagan olvidar los hechos que han llevado a la muerte a tantas personas. Y siempre que ocurra eso, ahí habrá una cámara, un programa de televisión o una entrevistadora (bienvenida de nuevo, Lana Winters) para sacar el máximo provecho de la situación. Como por ejemplo esos miembros del equipo del programa  `Spirit Chasers´ que se dedican a buscar fantasmas y que duran lo que un caramelo a la puerta de un colegio.


No todo ha sido positivo. La sexta temporada recién finalizada cuenta con alguno de los errores más comunes en la filmografía de Ryan Murphy. Algunas de las escenas que más “susto” tenían que dar no consiguen el efecto deseado por la incapacidad de mantener la tensión más allá de dos segundos. Y es que parece que para Murphy el cénit de una buena escena de terror es el hachazo sangriento y no los momentos previos donde el espectador desconoce lo que va a ocurrir. Y no menos cierto es que en algunos episodios, especialmente en los últimos, se ha abusado tanto de matar protagonistas que la cosa ya había perdido toda su gracia convirtiendo algunos momentos es un amasijo de muertes, vísceras y sangre con más tedio que interés. Además, la manera de hilar el tan ansiado y prometido regreso del personaje estrella de Sarah Paulson, Lana Winters (de `AHS: Asylum´) ha sido algo chusca y barata. 

Pese a todo ello, la vuelta a los orígenes que se plantearon Brad Falchuk y Ryan Murphy ha funcionado a las mil maravillas y con una séptima temporada ya confirmada, la gran duda de los fans es la de siempre: ¿será de las buenas o de las malas? Y eso sí que nos despierta verdaderas pesadillas. Hasta entonces, disfrutemos recordando lo bueno que nos ha dejado Roanoke, las enormes (cada vez más) Sarah Paulson y Kathy Bates.

miércoles, 16 de noviembre de 2016

La cara oculta del sueño olímpico: `BARRACUDA´

Uno de mis últimos descubrimientos seriéfilos es `Barracuda´, una miniserie australiana sobre el mundo de la natación olímpica y particularmente, su cara más difícil y amarga. Cuatro capítulos que yo he tardado en descubrir y que habrían sido perfectos hace tres meses cuando todos estábamos pendientes de las hazañas de nuestros deportistas en Río 2016 (la serie se emitió el pasado julio justo antes de la celebración deportiva), pero que resultan interesantes de ver en cualquier momento.


El protagonista es Danny Kelly (el casi debutante Elias Anton), un joven de clase humilde pero con gran talento para la natación, gracias al cual consigue una importante beca que le permite ingresar en un prestigioso colegio privado de Melbourne. Danny no tarda en empezar a sufrir bullying por parte de sus nuevos compañeros debido a su origen humilde, pero cuenta con el apoyo de su nuevo entrenador, Torma (un estupendo Matt Nable, el Ra´s al Ghul de `Arrow´ y `Legends of Tomorrow´) que ve en el joven un potencial excepcional y un futuro muy prometedor en el mundo de la natación profesional ¿Su objetivo? Conseguir que Danny se clasifique para los juegos olímpicos que cuatro años después se celebrarán en la vecina ciudad de Sidney.

Es a partir de entonces cuando Danny tiene que empezar su preparación para ser el mejor dentro de la piscina, mientras fuera de ella intenta dejar de lado la hostilidad con la que es tratado incluso por sus propios compañeros de equipo de natación. Con uno de ellos, Martin Taylor (el también debutante Ben Kindon) empieza a desarrollar una relación que inicialmente es muy complicada por la rivalidad entre ambos y por el origen humilde de Danny, pero que poco a poco irá mucho más allá de una simple amistad al convertirse el uno en el único apoyo del otro tanto dentro como fuera del agua. Una complicidad que se convertirá en otro de los ejes argumentales de la miniserie al tratar el descubrimiento de la sexualidad de una manera natural y orgánica (todo lo natural que puede ser al tratarse de un mundo en el que sobre todo prima la competencia entre ambos por convertirse en el mejor nadador).


La miniserie está basada en el libro de mismo título escrito por Christos Tsiolkas, escritor de origen griego-australiano que en 2008 editó su novela `The Slap (La Bofetada)´ que también fue llevada con gran éxito a la televisión, primero en su Australia natal y posteriormente en el mercado norteamericano (y en ambas ocasiones protagonizada por Melissa George). Y además de los ya mencionados Kelly, Taylor y Torma, la serie cuenta con dos muy destacables interpretaciones, las de Victoria Haralabidou (a la que hace poco hemos visto en `Deep Water´, de la que ya os he hablado aquí en el blog) y Rachel Griffiths (Brenda en `A dos metros bajo Tierra´ y Sarah Walker en `Cinco Hermanos´) que interpretan a las sacrificadas madres de Danny y Martin respectivamente.

`Barracuda´ narra de modo excepcional todos los sacrificios que un joven tiene que hacer para conseguir el tan ansiado deseo de participar en los juegos olímpicos. De una manera bastante poco edulcorada vamos viendo como las exigencias y la dedicación extrema que tiene que dedicar a la natación empiezan a pasarle factura al joven Danny, primero en el terreno de los estudios y luego en el ámbito familiar. Se agradece de vez en cuando encontrar proyectos televisivos que reflejen la cara menos amable de la lucha deportiva y de la competición de élite. Ya lo vimos hace unas semanas con el estreno de `Pitch´centrado en el mundo del béisbol pero de una manera mucho más sensacionalista, y aquí lo encontramos con toda su crudeza.


Y además de la lucha por conseguir ser el mejor dentro del agua, la serie refleja también de manera excepcional esa insana obsesión de los australianos por el mundo de la competición deportiva de élite (especialmente la natación). Y todo ello con el telón de fondo de una sociedad de finales del siglo XX en la que la lucha de clases sigue estando a la orden del día (hay que ver como series australianas recientes como esta o `Deep Water´ se empeñan en desmontar el falso mito que existe sobre la modernidad y la tolerancia de la sociedad australiana).

Si los tres primeros episodios son realmente notables, el cuarto y último es el que hace que toda la serie tome forma y tenga un sentido de cohesión y conexión con el espectador. Y es que es realmente difícil hacer un balance final de `Barracuda´ sin hacer ningún spoiler del final, pero sin menospreciar para nada los tres primeros episodios que son también magníficos, el cuarto consigue que la experiencia seriéfila valga realmente la pena. Una experiencia que en mi caso disfruté del tirón como si de una película se tratase y que se ha convertido en una grata sorpresa con la que desconectar de tanta serie norteamericana.


lunes, 14 de noviembre de 2016

Los mejores nuevos personajes de la temporada (II)

Hace poco más de un año, poco después del estreno del blog, os hacía un repaso de los personajes más destacados de la temporada. Entre ellos destacan algunos que siguen dando guerra como Chanel Oberlin de “Scream Queens” o Rebecca Bunch de “Crazy Ex-Girlfriend”. Otros en cambio se han quedado por el camino como el Brian Finch que Jake McDorman interpretaba en la fallida “Limitless”. Un año después, toca repasar los que, siempre bajo mi punto de vista, son los más interesantes, atractivos o divertidos de la temporada en la que nos encontramos inmersos.



En el caso de Miranda Sings estamos haciendo un poco de trampa teniendo en cuenta que Ballinger lleva interpretando el personaje en YouTube desde 2008. Pero aprovechando su salto a las grandes ligas seriéfilas de la mano de NETFLIX, Miranda se gana un hueco en este repaso. Es caprichosa, egoísta y no tiene ni una pizca de empatía con el prójimo pero a pesar de todo ello (o quizás gracias a ello), el personaje se ha convertido en un icono de la generación millenial gracias a su mensaje de “si quieres algo, lucha por ello” (a pesar de que ella no tiene talento alguno ni para cantar, ni para bailar). Eso sí, el personaje es de esos que o se aman o se odian, por lo que si ya has visto el primer capítulo y Miranda te ha horrorizado, no vuelvas a intentarlo, la cosa sólo va a ir a peor.



Es cierto que `Westworld´ no está siendo de momento el bombazo que sus creadores, y sobre todo el canal HBO esperaban (sus audiencias son buenas para pero lejos de las cifras de otros proyectos mastodónticos del canal como `Juego de Tronos´), pero eso no quiere decir que la serie no nos plantee un buen puñado de ideas interesantes. Y gran parte de ese mérito radica en la construcción de algunos de sus personajes. Y de entre todos ellos, destaca el interpretado por Evan Rachel Wood. Un personaje que está creado a su medida aprovechando sus recursos interpretativos y haciendo virtud ese hieratismo de la actriz con el objetivo de  transmitir al espectador esa sensación de duda acerca de si el personaje está siendo consciente de dónde se encuentra o si por el contrario se mantiene dentro de los límites de esa inteligencia artificial con la que fue creada.



De entre todas las comedias de la temporada que las networks han estrenado en las últimas semanas, `The Good Place´ y `Speechless´ son las que mejor están encajando tanto entre la crítica como entre el público. Y en el caso de la primera, gran parte del mérito está en su protagonista Eleanor y su intérprete Kristen Bell. Eleanor llega por error a ese buen lugar cuando es confundida por otra persona con mucho mejor pasado que ella. Pero su encanto no radica en los flashbacks en los que vamos viendo lo puñetera que ha sido toda su vida, sino en su capacidad para darse cuenta que si no quiere ser echada a patadas, tiene que aprender a enmendar sus errores y mostrar su arrepentimiento. Y la actriz hace suyo el personaje gracias a su talento cómico natural y a su amplia experiencia televisiva. 



Al hacer el repaso de los que para mí estaban siendo los mejores personajes de la temporada me di cuenta que prácticamente todos ellos eran personajes femeninos. Por eso, rebuscando entre mis nuevas adquisiciones seriéfilas he aprovechado para meter en el listado el único personaje masculino que en mi opinión merece un hueco en mi particular lista. Y no es otro que el nuevo papa (ficticio) Pío XIII interpretado por Jude Law. Ególatra, déspota, misterioso y extremadamente conservador, pero con un magnetismo que ya lo querríamos para el Papa auténtico. Y todo con la cara de Jude Law que recupera aquí ese sex appeal que le ha hecho famosísimo y que parecía haber perdido en sus últimos proyectos. Además el actor consigue mantener una química perfecta con cualquiera de sus compañeros de reparto, desde Diane Keaton hasta Javier Cámara. Y además ya tenemos confirmada una segunda temporada. 



Pero si hablamos de personajes revelación de la temporada, en España ese no ha sido otro que nuestra maravillosa Paquita Salas. La representante de artistas se ha ganado el corazón de todo el público y ya nos ha dejado un buen puñado de frases para la posteridad (“Ha habido maricones toda la historia de la humanidad. ¿Cómo que no puede haber uno en `Puente Viejo´? `El Secreto de Puente Viejo´ ¡El secreto! ¡Pues ese es su secreto!”). Y a pesar de que su carrera ya hace años que vivió sus mejores momentos, lo cierto es que nosotros no queremos que se vaya nunca de nuestras vidas, por eso queremos una segunda temporada. ¡La necesitamos! Y todo el mérito recae en una maravillosa construcción de personaje por parte de los creadores Javier Ambrossi y Javi Calvo además de la maravillosa interpretación de Brays Efe.

viernes, 11 de noviembre de 2016

El feminismo en tiempos de la Guerra de Vietnam: "GOOD GIRLS REVOLT"

Esta semana he tenido la oportunidad de echarle un vistazo a un estreno de las últimas semanas que, de una manera injusta según lo que he podido ver, ha pasado más desapercibido tanto para la crítica como para el público. Se trata de “Good Girls Revolt”, una adaptación del libro homónimo de Lynn Povich publicado en 2012 y uno de los estrenos más importantes que Amazon nos tenía preparados para la temporada seriéfila en la que nos encontramos inmersos.


“Good Girls Revolt” nos presenta la redacción de una revista semanal llamada “News of the Week” en la que trabaja un grupo de mujeres que, hartas de estar siempre en un segundo plano, deciden tomar medidas contra la publicación con el objetivo de ser tratadas laboralmente del mismo modo que los hombres. Y es que por mucho talento que tengan o mucha dedicación que presten, siempre serán consideradas como ayudantes de redacción a la sombra de los hombres que trabajan en la misma y que son quienes se llevan el crédito y el mérito. Su nombre no puede aparecer al lado del título del artículo por el simple hecho de ser mujeres. Y todo ello a pesar de que la ley ya prohibía explícitamente este tipo de desigualdades.

Así, entre otras muchas empleadas, conocemos a Jane (la siempre magnífica Anna Camp a la que hemos visto en “True Blood” o las películas de “Dando la Nota”), que espera ansiosa a que su novio le pida matrimonio; a Patti (Genevieve Angelson, “Backstrom” o “House of Lies”), que mantiene una complicada relación con su redactor; y a Cindy (Erin Darke, “Love and Mercy” o “Still Alice”) que vive atrapada en un matrimonio aburrido y monótono. E, interpretada por Grace Gummer (a la que acabamos de ver en “Mr Robot”) tenemos a la mismísima Nora Ephron, la que posteriormente se convertiría en guionista y directora de películas como “Cuando Harry encontró a Sally” o “Tienes un email”.


Todas ellas tienen, como vemos, una vida personal muy distinta, pero en lo profesional, tienen algo en común, y es la intención de ser tratadas como redactoras en lugar de como ayudantes de sus compañeros varones. Todo cambia cuando conocen a una abogada llamada Eleanor Holmes que está especializada en casos como el que están viviendo ellas y que promete ayudarlas a cumplir su objetivo. Y todo ello mientras intentan encauzar sus caóticas vidas sentimentales.

El mayor handicap al que se tiene que enfrentar “Good Girls Revolt” es la inevitable comparación con “Mad Men”. Parece ser que de aquí en adelante cualquier serie que esté ambientada en esa época va a tener que cargar con la pesada losa de ser juzgada con ese mismo rasero. Y obviamente, si así lo hacemos, la serie de Amazon no sale nada bien parada (es lo que tiene compararla con una de las mejores series de la historia). Pero aunque sea por una vez, deberíamos dejar atrás los prejuicios y acercarnos a la historia de este grupo de chicas que decidieron marcar un antes y un después en lo que se refiere a los derechos laborales de las mujeres.

Quizás los personajes no sean tan tridimensionales como los de “Mad Men” (también hay que tener en cuenta que de momento sólo hemos visto los diez episodios de los que consta la primera temporada), pero no podemos negarle a “Good Girls Revolt” que su reparto abarque un amplio abanico de personalidades femeninas, desde la más conformista a la más rebelde y luchadora, lo que ayuda a empatizar con cada una de ellas de una manera distinta.


La serie cuenta con un destacado diseño de producción que recrea a la perfección esos finales de los 60 y principios de los 70 que combinaban los últimos años del movimiento hippie con el nacimiento de la cultura yuppie. Además, la Guerra de Vietnam ejerce aquí un papel secundario, como si de un personaje más se tratase. Y todo ello acompañado por una banda sonora con grandes temas que suenan de manera extra diegética como “For What It´s Worth” de Buffalo Springfield, “Time of the Season” de The Zombies o “Someday We´ll be Together” de Diana Ross & The Supremes. 

Es por tanto, “Good Girls Revolt” una estupenda oportunidad para acercarse a una parte de la historia del movimiento feminista que a pesar de lo que pueda parecer a simple vista, sigue más vigente que nunca. Y es que a veces, 50 años no es nada. Sobre todo cuando se trata de luchar contra una desigualdad que lleva lastrándonos durante décadas. Quizás no aparezca en las listas con lo más destacado que se elaboran a final de año, pero sí que merece al menos que nos acerquemos a ella por el tema que trata (y también por ver a Anna Camp, que es francamente fabulosa).


miércoles, 9 de noviembre de 2016

El día más especial para "JANE THE VIRGIN"

El gran momento de Jane ha llegado. La serie de The CW por fin nos ha brindado el momento que llevábamos esperando desde sus inicios y el resultado ha sido un episodio que marcará un antes y un después para todos los personajes de la serie. Episodio que por cierto ha sido dirigido por Eva Longoria y que además ha contado con los cameos de Gloria y Emilio Estefan. Casi nada.


A partir de aquí, spoilers de los primeros episodios de la tercera temporada.

Sí, Jane the Virgin ha pasado a ser simplemente Jane. Y es que después de cuarenta y seis episodios por fin hemos visto a Jane perder la virginidad (bueno, ver no la hemos visto, ya me entendéis). Y es que a pesar de que habíamos terminado la anterior temporada con la boda entre esta y Michael Cordero, un disparo en el último instante provocó que el recién casado se debatiera entre la vida y la muerte. Ya recuperado, y con la pertinente rehabilitación hecha para dar todo de sí mismo, el gran día llegó para ambos y Jane y Michael pudieron disfrutar de su primer encuentro sexual. Bueno, la cosa no fue en primera instancia tan satisfactoria como esperaban pero nada que un poco de ayuda por parte de Lina, la amiga y compañera de trabajo de Jane no pueda solucionar.

Y seguramente que a vosotros os ha pasado alguna vez eso de enviar por error un mensaje a alguien que no era su verdadero destinatario. Pues algo parecido le pasa a Jane, sólo que ella envía POR ERROR a su editora el vídeo de su primer encuentro sexual, grabado también ¡POR ERROR! En cualquier caso, queda por ver cómo harán los guionistas para que sigamos disfrutando de Jane ahora que el principal cliffhanger que tenía su personaje ha sido por fin desvelado.


Pero no sólo la trama de Jane está copando estos primeros episodios de la tercera temporada. Seguimos con el corazón en un puño por la pobre Petra, que sigue petrificada (lo siento, chiste fácil) en la cama mientras su hermana Anezka (que está compinchada con la madre de ambas que se encuentra en prisión) ocupa su identidad con la intención de hacerse con los trapos sucios de Rafael y del Marbella. Él por fin ha dejado atrás sus sentimientos hacia Jane y empieza una nueva etapa más centrado en la gestión del hotel y el cuidado de sus hijos. Y quien sí quiere pasar página es la propia Rose (alias “sin rostro”) que está dispuesta a lo que sea con tal de recuperar a su amor Luisa. Incluso dejar de ser la asesina en serie más temida de Miami. O al menos eso es lo que pretende hacernos creer.

Y por supuesto, no nos podemos olvidar de Rogelio de la Vega, que sigue siendo el personaje que mejores y más divertidos momentos nos está dando. Su salto del mercado latino al anglosajón está resultando algo más complicado de lo que pensaba y la edad tampoco es algo que ayude a su imagen de galán latino (maravilloso el gag con alusiones a la propia cadena de emisión de la serie). Y hablando de edad, ahí tenemos a la pobre Xiomara que está empezando a dudar si verdaderamente le merece la pena seguir intentando triunfar en el mundo de la música ya que lleva años buscando una oportunidad y esta no aparece por ningún lado. ¿Conseguirá la aparición de Gloria y Emilio Estefan hacerle cambiar de opinión?

El equipo femenino de la serie no se lo pasa nada mal, no...

En cualquier caso e independientemente de la trama de la que hablemos, lo cierto es que “Jane the Virgin” sigue siendo la serie fresca y original que nos enamoró en sus primeros episodios. Mantiene la habilidad argumental y el carisma suficiente para que todos los personajes tengan algo que nos enamora un poco más en cada episodio y a pesar de lo loco e inverosímil de alguna de las tramas, lo cierto es que eso forma parte de de las intenciones de un equipo de guionistas que se empeñan en derribar barreras a base de tomar clichés y llevarlos hasta el extremo. Además, es una de las pocas series donde la voz en off del narrador se hace imprescindible para disfrutar plenamente de la serie.

¡AH! Y para los más rezagados, Divinity ha estrenado “Jane the Virgin” desde su primer episodio para su emisión en la noche de los jueves. Sí, ha tardado más de dos años, pero por lo menos ha llegado. Así que si hay alguien dispuesto a vencer los prejuicios iniciales que una serie con este argumento nos puede hacer tener a priori, que sepa que la historia de cómo Jane Gloriana Villanueva se quedó embarazada siendo virgen, merece al menos una oportunidad por nuestra parte.

Eso sí, por mucho que me alegre por Jane y Michael, yo siempre seré #TeamRafael.

lunes, 7 de noviembre de 2016

"THE CROWN": el peso de la corona más famosa del mundo

Los estupendos títulos de crédito de “The Crown” nos muestran desde diferentes puntos de vista y perspectivas el forjado de una corona. La corona que lleva más de 60 años sobre la cabeza de la reina británica Isabel II. Y eso es precisamente lo que vamos a ver a lo largo de los diez episodios de esta primera temporada. Cómo se forja la leyenda de la monarca con el reinado más longevo del mundo.


La serie arranca poco antes de que Elizabeth contraiga matrimonio con el que acaba de convertirse en Felipe de Edimburgo (uno de los mayores logros de la serie es hacer de este un personaje interesante, francamente) y sigue los primeros años de matrimonio y el nacimiento de sus primeros hijos mientras continúa con la preparación para convertirse en la próxima reina. La serie, al menos en sus primeros episodios (no he podido ver más que los cuatro iniciales) incide mucho en la abdicación de su tío Eduardo VIII en favor de su padre Jorge VI tras renunciar al trono para poder continuar su historia de amor con la dos veces divorciada Wallis Simpson, atorgándole a Elizabeth el título de heredera al trono que en un principio no le correspondía.

Poco después la precaria salud de su padre Jorge VI da sus últimos coletazos y su fallecimiento pilla a la nueva monarca en un viaje de Estado por las colonias que el país por aquel momento tenía a lo largo y ancho de todo el mundo. Y así es como la mujer que salió del Reino Unido siendo princesa regresa reina (esa segunda mitad del segundo episodio desde que ella conoce la noticia hasta su regreso a casa es absolutamente exquisita, de lo mejor que he visto este año). Y todo bajo la atenta mirada de Winston Churchill, que afronta su segunda etapa al mando del gobierno británico (la primera fue durante la etapa de reinado de su padre Jorge VI en los tumultuosos tiempos de la II Guerra Mundial) convertido en un viejo cascarrabias pero con mucho por decir aún.


Y no sólo nos muestra “The Crown” los aspectos históricos que ya todos conocemos de sobra, sino que nos acerca magníficamente a todo lo que (supuestamente) pasaba una vez que se cerraban las puertas del palacio. A una nueva reina que no esperaba acceder tan joven al trono y que por tanto se ve obligada a sacrificar su recién estrenada vida matrimonial y familiar, se unen un marido que renuncia a una prometedora carrera en la Armada para estar al lado (o más bien un par de pasos por detrás) de la mujer a la que ama y una hermana, la princesa Margarita, con un carácter y una personalidad rebeldes y contestatarios. Y en ese complicado balance entre lo público y lo privado es donde la serie juega su mejor papel.

“The Crown” no es la primera serie de época esta temporada en retratar una etapa de la monarquía británica, ya lo hizo hace unas semanas la cadena ITV con “Victoria”, donde retrata los primeros años de reinado de la monarca que da título a la serie y que a su vez es bisabuela de la que hoy nos ocupa. Ambas se caracterizan por una aproximación más que exhaustiva a la figura de dos de las mujeres más importantes de la historia del Reino Unido. Y es que todas las series de época requieren, como bien sabemos todos, de un diseño de producción a la altura de lo que está contando. No es fácil traer de vuelta de manera verosímil y plausible una época o un momento histórico pasado. Y la tarea se complica aún más cuando se trata de recrear un momento que forma parte de la historia y el imaginario de un país y que está magníficamente documentado. Pero ninguna de las tareas resulta complicada para “The Crown” que ha contado con más de 140 millones de euros para sus dos primeras temporadas, convirtiéndose así es una de las series más caras de la historia.


Y vistos estos episodios lo cierto es que el dinero ha estado bien invertido. Empezando por el vestuario, con una recreación del vestido de novia de Elizabeth realmente minucioso además del espectacular fondo de armario por el que fue famosa la princesa Margarita en su juventud. Aparte del vestuario, la fotografía también juega un papel fundamental combinando los grises de la “madre patria” con los amarillos y dorados de las colonias africanas.Y es que para el rodaje se han utilizado gran cantidad de exteriores consiguiendo de esta manera otorgar al resultado final unos aires de grandeza y pomposidad propios de la monarquía más poderosa del mundo por aquel entonces.

Y una producción de este calibre y envergadura no puede tener detrás unos nombres más potentes. Peter Morgan, además de creador, ejerce aquí las labores de guionista, al igual que ya hizo en “Rush” o la oscarizada película que retrata la vida de esta misma monarca “The Queen”. Además, los dos primeros episodios están dirigidos por Stephen Daldry, el tres veces nominado al Oscar por “Las Horas”, “Billy Elliot” y “The Reader”. Y delante de las cámaras podemos encontrarnos caras tan conocidas como las de Claire Foy (la Ana Bolena de “Wolf Hall”), Jared Harris (el malogrado Lane Pryce de “Mad Men”), Matt Smith (visto en “Doctor Who” u “Orgullo+Prejuicio+Zombies”) o un sobresaliente John Lithgow bordando aquí el papel de Churchill.

Es “The Crown”, por tanto, uno de los must de la temporada por su aproximación a una figura tan visible, pero a la vez resulta tan enigmática como al de la reina Isabel II. Y es que todos queremos saber lo que se esconde detrás de tan icónica figura, los amoríos, las disputas, la ambición de poder… En fin, el peso de la corona.


viernes, 4 de noviembre de 2016

El regreso de los superhéroes de The CW

La CW estrenó hace unas semanas sus apuestas para la nueva temporada entre las que destacan, como no puede ser de otra manera teniendo en cuenta que son las que mejor resultado les da en términos de audiencia, las series de superhéroes de DC Comics. A las tres con las que ya contaban la temporada pasada, “Arrow”, “The Flash” y “Legends of Tomorrow” se les ha unido ahora “Supergirl” proveniente de la CBS. Vamos a analizar cómo les ha ido a nuestros superhéroes en este arranque de temporada. Como no, habrá spoilers de estos primeros episodios.


“SUPERGIRL”

La recién llegada es por ahora la que mejores audiencias le está reportando al canal, teniendo en cuenta el desgaste que parecen estar sufriendo las veteranas “Arrow” y “The Flash” en este inicio de curso. El plato fuerte de este estreno ha sido la aparición en los capítulos iniciales del primo de Kara, el mismísimo Superman, interpretado aquí por Tyler Hoechlin. Y a pesar de las dudas que había sobre el personaje y sobre la inevitable comparación con su versión cinematográfica, lo cierto es que el actor ha dejado un buen sabor de boca no sólo por lo bien que le siente la capa sino por la maravillosa química que mantenía con su prima en la ficción. Y además, han sabido dar al personaje un toque más naif muy acorde con el tono de la serie, y que ha ayudado a su diferenciación con el interpretado por Henry Cavill.

Quizás el único lastre que por ahora parece estar sufriendo la serie de la superheroína es la pérdida de uno de sus personajes estrella, Cat Grant, que si bien no ha abandonado la serie, su aparición será cada vez más esporádica (debido a que Calista Flockhart no ha acompañado al resto del equipo con el traslado del rodaje a Vancouver). Para intentar ocupar el importante hueco que deja la actriz, han tomado la decisión de ampliar el reparto con un puñado de nuevos personajes, desde un nuevo reportero jefe que hará la vida imposible a Kara, a un extraño antiguo habitante de un planeta rival de la protagonista cuyas verdaderas intenciones aún desconocemos (aunque sí hay rumores de que puede tener algo que ver con el mega crossover de finales de año entre las cuatro series).


“ARROW”

La más veterana de las series de superhéroes de la CW ha tenido que hacer frente esta temporada a un importante cambio en la formación del equipo del héroe enmascarado. Y es que tras los abandonos de Thea Queen, que ahora sólo será la ayudante de su hermano en las tareas de la alcaldía de Star City, y John Diggle, que en este inicio de temporada ha decidido retomar su vida militar, sólo quedan el propio Oliver y la siempre fiel Felicity como miembros de su equipo. Es por eso que toman la decisión de entrenar a cuatro nuevos miembros del escuadrón, entre los que destaca Curtis Holt, antiguo empleado de Palmer Technologies y amigo de Felicity.

Y no dejan de aparecer caras nuevas en “Arrow” porque hace tan solo unas horas se ha conocido que dentro de unas semanas aparecerá en la serie el personaje de Talia Al Ghul, uno de los personajes más importantes dentro del universo de Batman y cuyos padres, Ra's al Ghul y Nyssa, ya hemos visto aparecer en la ficción. Lo que no cuenta, de momento, esta temporada de “Arrow” es con un villano cuya presencia se prolongue a lo largo de los capítulos ya que de momento, y mientras terminan de ubicar a las caras nuevas, están optando por villanos episódicos como Anarchy (al que ya vimos en la pasada temporada) o Derek Sampson ¿Será Tobias Church ese gran villano que estamos esperando? Lo que sí parece es que el equipo de guionistas está intentando devolver “Arrow” al estilo de sus dos primeras temporadas, las mejores sin lugar a duda.


“THE FLASH”

Como ya había comentado hace unas semanas en el post sobre los peligros de jugar con el tiempo, esta temporada “The Flash” va a llevar hasta el extremo el tema de las realidades alternativas a las que Flash puede acceder gracias a su velocidad. Barry viaja a una de ellas para salvar a su madre de una muerte segura, pero sin darse cuenta de que la hacerlo estaba creando una tercera línea temporal que no es la original ni tampoco la alternativa, y que es la conocida en los cómics como “Flashpoint”. Esta tercer línea temporal ha provocado importantes cambios en la original. Cambios que según parece no van a ser restaurados en ningún momento.

Uno de esos cambios que se han producido al alterar la línea temporal alternativa, es que el personaje de Caitlin Snow adoptará los mismos poderes que tenía Killer Frost, su némesis en la Tierra 2. Y no sólo eso sino que además dicha alteración provoca la aparición de un villano que promete dar mucho que hablar en los próximos episodios, Alchemy. Aunque si The Flash tendrá que vérselas con este nuevo enemigo, el propio Barry Allen no lo tendrá mucho más fácil con la introducción de un nuevo personaje, Julian Dorn, un nuevo médico forense con el que nuestro protagonista no parece hacer muy buenas migas y que está interpretado por Tom Felton, el Draco Malfoy de la saga Harry Potter


“LEGENDS OF TOMORROW”

“Legends of Tomorrow” tendrá que cargar siempre con la losa de ser la más floja de las cuatro series de superhéroes de la CW, y es que su primera temporada convención más bien a pocos (aunque yo he de reconocer que cuando la vi meses después de su emisión me pareció un entretenimiento muy digno). Quizás esa sea la razón por la que muchos de los miembros del equipo dejarán de aparecer en esta segunda temporada para dar paso a nuevos personajes que van a dar aires nuevos a la serie. Uno de ellos es Nate Heywood (interpretado por  Nick Zano al que hemos visto en las fugaces  “One Big Happy” o “Minority Report”) que ya apareció en un episodio de “The Flash” y que se convertirá en Steel, un nuevo superhéroe del equipo.

Aunque para aires nuevos los que promete dar la espectacular aparición de la Sociedad de la Justicia de América que hace su aparición al final del primer episodio cuando el equipo protagonista viaja hasta 1942, año en el que la SJA se encargaba de mantener a raya a los nazis durante la Segunda Guerra Mundial. A partir de ahí iremos conociendo a cada uno de los miembros del que es considerado el primer grupo organizado de superhéroes de la historia, especialmente a Citizen Steel, quien resulta ser abuelo de Nate, la más reciente incorporación al grupo. 

Queda por ver cómo van a funcionar los crossover que Greg Berlanti, showrunner de las cuatro series nos tiene preparado. Uno de ellos que juntará a los protagonistas de “The Flash” y “Supergirl” en un crossover musical (a ambos protagonistas ya los vimos cantando en “Glee”); y el otro, el potente, juntará a los protagonistas de las cuatro series en un mega-crossover de cuatro episodios que promete ser uno de los temas más comentados de este final de año y que tendrá como villano principal a los alienígenas Dominators. Ojalá funcionen como en otras ocasiones.

miércoles, 2 de noviembre de 2016

La caza del asesino llega a su fin en "THE FALL"


La ficción made in UK siempre ha gozado de una estupenda salud y de gran prestigio a nivel europeo y mundial. Y en parte es gracias a pequeñas joyas como la norirlandesa “The Fall” que emitió este pasado domingo el episodio final de su tercera y última temporada. Toca por tanto despedirse de la aparentemente gélida Stella Gibson y del perturbado Paul Spector quienes durante tres temporadas y 17 episodios nos han puesto los pelos de punta.


Este post contiene spoilers de las tres temporadas de “The Fall”.

Cada una de las tres temporadas de “The Fall” nos ha contado una parte distinta del proceso llevado a cabo por Stella Gibson y su equipo. La primera comienza con la llegada de esta a Belfast y el hallazgo de las primeras víctimas de Paul Spector, Alice Monroe y Sarah Kay, mientras descubrimos el aspecto más familiar del asesino. En la segunda, una vez descubierta la identidad del asesino por parte de Gibson (el espectador la conoce desde el primer momento) se centra en la investigación que culmina con la captura de Spector y la tercera ocupa gran parte del metraje en su recuperación hospitalaria y posterior ingreso en una unidad psiquiátrica. 

Bien es cierto que esta tercera temporada que se acaba de terminar de emitir ha resultado ser algo prescindible. Y es que estos seis episodios no nos han descubierto nada nuevo de las personalidades de sus dos protagonistas ni tampoco ha contado con una trama que fuese especialmente necesaria para el desarrollo final de la historia. Quizás las más beneficiadas de estos seis episodios sean Sally Ann y Olivia, esposa e hija respectivamente de Spector. No obstante, está contada con la misma maestría que las dos primeras por lo que su visionado es igual de satisfactorio. Y es que la serie tiene un estilo tan marcado y definido que hace que en ocasiones resulte casi hipnótica. 


Quizás el mayor mérito que podamos atribuirle a “The Fall” es su propio personaje protagonista, Stella Gibson, uno de los personajes femeninos mejor escritos y mejor interpretados de lo que llevamos de década. Una mujer madura, soltera, sexualmente activa y segura de sí misma tanto en el aspecto profesional como en el sentimental. Pero con multitud de aristas que hemos ido descubriendo a lo largo de los episodios y que han hecho que veamos mucho más allá de esa fachada. Incluso cuando en la tercera temporada los abogados de Paul Spector pretenden elaborar su caso para salvar al asesino a base de desprestigiar a la mujer que ha sido cabeza visible de la investigación (algo parecido a lo que ocurrió con Marcia Clark en el caso de O.J. Simpson como hemos visto en la primera temporada de “American Crime Story”), Gibson no ha querido transmitir la imagen de debilidad en ningún momento. Y eso, en gran medida, es mérito de su intérprete, Gillian Anderson, que si en los 90 nos regaló la icónica (y también muy feminista) Dana Scully en “Expediente X”, ahora borda otro personaje no menos icónico.

Y no sólo radica en su protagonista femenina la fuerza de “The Fall”. Algo que la ha diferenciado de las decenas de series sobre asesinatos que podemos ver actualmente en televisión es que desde un primer momento el espectador conoce la identidad del asesino en serie y eso ha ayudado a Jamie Dornan a crear un villano al que hemos visto no sólo haciendo uso de la fuerza contra sus víctimas sino también en el aspecto más íntimo y familiar. Además, el creador, director y guionista Allan Cubitt ha sabido aprovechar el indudable atractivo del actor de “50 sombras de Grey” para darle al villano cierto magnetismo sexual que unido al que ya de por sí tiene el de Stella Gibson, hace que entre ambos se haya creado una especie de tensión sexual no resuelta a pesar de no haber compartido más que un par de escenas.


Dos personajes principales muy bien credos, además de un buen puñado de secundarios también muy bien escritos (maravillosa esa Katie Benedetto profundamente obsesionada con Spector o la no menos interesante Sally Ann, esposa del asesino); una atmósfera magníficamente creada que hace que veamos la ciudad de Belfast desde un punto de vista totalmente distinto y, por qué no, el hecho de que cada temporada no cuente con más de seis episodios (cinco en el caso de la primera) evitando así que la historia se alargue innecesariamente más de lo necesario, hacen de “The Fall” una pequeña joya dentro de la ya de por sí destacable ficción británica.

A pesar de que esta tercera temporada es en principio la última, Cubitt ha comentado en diferentes ocasiones que tiene ideas para continuar con la serie una vez cerrado ya el caso de Spector. Habrá que ver si realmente se materializan ya que de momento no hay nada confirmado. Mientras tanto, dejemos reposar a Stella Gibson, que se ha ganado el descanso.