miércoles, 16 de noviembre de 2016

La cara oculta del sueño olímpico: `BARRACUDA´

Uno de mis últimos descubrimientos seriéfilos es `Barracuda´, una miniserie australiana sobre el mundo de la natación olímpica y particularmente, su cara más difícil y amarga. Cuatro capítulos que yo he tardado en descubrir y que habrían sido perfectos hace tres meses cuando todos estábamos pendientes de las hazañas de nuestros deportistas en Río 2016 (la serie se emitió el pasado julio justo antes de la celebración deportiva), pero que resultan interesantes de ver en cualquier momento.


El protagonista es Danny Kelly (el casi debutante Elias Anton), un joven de clase humilde pero con gran talento para la natación, gracias al cual consigue una importante beca que le permite ingresar en un prestigioso colegio privado de Melbourne. Danny no tarda en empezar a sufrir bullying por parte de sus nuevos compañeros debido a su origen humilde, pero cuenta con el apoyo de su nuevo entrenador, Torma (un estupendo Matt Nable, el Ra´s al Ghul de `Arrow´ y `Legends of Tomorrow´) que ve en el joven un potencial excepcional y un futuro muy prometedor en el mundo de la natación profesional ¿Su objetivo? Conseguir que Danny se clasifique para los juegos olímpicos que cuatro años después se celebrarán en la vecina ciudad de Sidney.

Es a partir de entonces cuando Danny tiene que empezar su preparación para ser el mejor dentro de la piscina, mientras fuera de ella intenta dejar de lado la hostilidad con la que es tratado incluso por sus propios compañeros de equipo de natación. Con uno de ellos, Martin Taylor (el también debutante Ben Kindon) empieza a desarrollar una relación que inicialmente es muy complicada por la rivalidad entre ambos y por el origen humilde de Danny, pero que poco a poco irá mucho más allá de una simple amistad al convertirse el uno en el único apoyo del otro tanto dentro como fuera del agua. Una complicidad que se convertirá en otro de los ejes argumentales de la miniserie al tratar el descubrimiento de la sexualidad de una manera natural y orgánica (todo lo natural que puede ser al tratarse de un mundo en el que sobre todo prima la competencia entre ambos por convertirse en el mejor nadador).


La miniserie está basada en el libro de mismo título escrito por Christos Tsiolkas, escritor de origen griego-australiano que en 2008 editó su novela `The Slap (La Bofetada)´ que también fue llevada con gran éxito a la televisión, primero en su Australia natal y posteriormente en el mercado norteamericano (y en ambas ocasiones protagonizada por Melissa George). Y además de los ya mencionados Kelly, Taylor y Torma, la serie cuenta con dos muy destacables interpretaciones, las de Victoria Haralabidou (a la que hace poco hemos visto en `Deep Water´, de la que ya os he hablado aquí en el blog) y Rachel Griffiths (Brenda en `A dos metros bajo Tierra´ y Sarah Walker en `Cinco Hermanos´) que interpretan a las sacrificadas madres de Danny y Martin respectivamente.

`Barracuda´ narra de modo excepcional todos los sacrificios que un joven tiene que hacer para conseguir el tan ansiado deseo de participar en los juegos olímpicos. De una manera bastante poco edulcorada vamos viendo como las exigencias y la dedicación extrema que tiene que dedicar a la natación empiezan a pasarle factura al joven Danny, primero en el terreno de los estudios y luego en el ámbito familiar. Se agradece de vez en cuando encontrar proyectos televisivos que reflejen la cara menos amable de la lucha deportiva y de la competición de élite. Ya lo vimos hace unas semanas con el estreno de `Pitch´centrado en el mundo del béisbol pero de una manera mucho más sensacionalista, y aquí lo encontramos con toda su crudeza.


Y además de la lucha por conseguir ser el mejor dentro del agua, la serie refleja también de manera excepcional esa insana obsesión de los australianos por el mundo de la competición deportiva de élite (especialmente la natación). Y todo ello con el telón de fondo de una sociedad de finales del siglo XX en la que la lucha de clases sigue estando a la orden del día (hay que ver como series australianas recientes como esta o `Deep Water´ se empeñan en desmontar el falso mito que existe sobre la modernidad y la tolerancia de la sociedad australiana).

Si los tres primeros episodios son realmente notables, el cuarto y último es el que hace que toda la serie tome forma y tenga un sentido de cohesión y conexión con el espectador. Y es que es realmente difícil hacer un balance final de `Barracuda´ sin hacer ningún spoiler del final, pero sin menospreciar para nada los tres primeros episodios que son también magníficos, el cuarto consigue que la experiencia seriéfila valga realmente la pena. Una experiencia que en mi caso disfruté del tirón como si de una película se tratase y que se ha convertido en una grata sorpresa con la que desconectar de tanta serie norteamericana.


No hay comentarios:

Publicar un comentario