miércoles, 15 de junio de 2016

"ANIMAL KINGDOM": la familia permanece unida

El canal TNT estrenó esta semana una de las series de las que más habíamos oído hablar de cara a la temporada estival, “Animal Kingdom”, protagonizada por la siempre interesante Ellen Barkin y que adapta la película homónima australiana de 2010 (una de tantas adaptaciones del cine a la pantalla que veremos en los próximos meses). Si en la película nos situábamos en el Melbourne de mediados de los 80, la serie, que contará con diez episodios en su primera temporada, nos traslada la California actual. 


La historia empieza cuando Joshua, “J”, un adolescente de 17 años, se muda a casa de su abuela tras la muerte por sobredosis de su madre. Allí, se reencuentra con la familia que llevaba más de una década sin ver. Una familia que mantiene un alto nivel de vida a base de crímenes y atracos y de la que su difunta madre intentó alejarle durante toda su vida. Su abuela, Janine, apodada Smurf (maravillosa como siempre Ellen Barkin interpretando el papel que en el cine le valió una nominación al Oscar a Jackie Weaver a mejor actriz de reparto), es la matriarca y líder tanto de la familia, como de la organización criminal que compone junto a sus hijos Craig, Deran, el recién salido de la cárcel Andrew, alias Pope y el amigo de estos Baz. Todos ellos disfrutan de la violencia y de cometer actividades delictivas, algo para lo que J parece no estar preparado. Y por si fuera poco, todos ellos guardan cierto recelo a su presencia en la casa ante la posibilidad de que su madre le hubiese puesto en su contra.

Además de la ya citada Ellen Barkin, que está fantástica como esa madre manipuladora, pero que ama a sus hijos como si de una leona se tratase, el reparto cuenta con caras más o menos conocidas en el mundo de la televisión. Scott Speedman, al que recordamos mayormente por ser el interés amoroso de Felicity en la serie del mismo título protagonizada por Keri Russell, interpreta a Baz y el joven J está interpretado por Finn Cole al que hemos visto en las dos últimas temporadas de “Peaky Blinders”. Los tíos de J están interpretados por Shawn Hatosi (“Southland”), Ben Robson (“Vikings”) y Jake Weary (“Pretty Little Liars”) y el reparto también cuenta con Daniella Alonso haciendo de esposa de Baz y que nos sonará de papeles en “Revolution” y “The Night Shift”.


En ocasiones “Animal Kingdom” recuerda, en tono y en ambientación, a “Ray Donovan” la serie de Liev Schreiber (que por cierto está a punto de estrenar su cuarta temporada), aunque en esos momentos de masculinidad exacerbada entre los hermanos también se viene a la mente “Sons of Anarchy”. Y ese adolescente callado y fuera de su zona de confort recuerda mucho al Ryan Atwood de “The O.C.” aunque quizás de una manera opuesta ya que en esta última, el joven era el problemático que acababa en una casa de ricos bienintencionados mientras que en “Animal Kingdom” es todo lo contrario, un chaval que a pesar de sus dramas familiares se las apaña para mantenerse lejos de líos y sacando las clases adelante. Todo ello puede provocar la sensación de que no estamos viendo nada nuevo, nada distinto a lo que ya nos habían aportado todas estas series por separado.

Y si hay que ponerle otra pega al proyecto, es quizás que a pesar de contar como protagonista con una mujer, el resto de personajes femeninos se limitan a personajes muy secundarios, como la esposa de Baz, o simplemente extras con frase, como las compañeras sexuales de algunos de ellos. Pero es cierto que algunas de las escenas (y sobre todo algunas miradas) del personaje de Daniella Alonso dejan entrever que su importancia va más allá de ser “mujer de”


De momento, el Piloto nos ofrece una buena combinación entre la parte de drama familiar con el fallecimiento de la madre de J, y acción criminal con uno de los atracos perpetrados por la banda criminal familiar. Algo que parece que va a ser la línea argumental de la serie en los próximos episodios. Despierta curiosidad saber cómo será el proceso de adaptación de J a las actividades ilícitas de su recién recuperada familia (porque todos tenemos claro que acabará metido en el ajo) y el hecho de haber trasladado la acción de Australia a California es un acierto total a la hora de otorgarle a la serie una entidad propia y diferente a la película en que se basa. Además le aporta al canal TNT un tono muy distinto a sus serie habituales como “Rizzoli & Isles” o “The Last Ship”. Quizás no pueda jugar en la liga de las grandes series de cable norteamericanas, pero sí que supone un proyecto interesante que merece la pena seguir de cerca. Perfecto para la temporada estival.


No hay comentarios:

Publicar un comentario